Archivos del mes: 12 noviembre 2010

Comentarios

Anuncios

Gurupéndola

jjferia.wordpress.com

Se trata de un ave migratoria de mediano tamaño y plumaje amarillo dorado que hace su nido en forma de cesto o cuenco colgado de las ramas. Se alimenta de insectos y, según la época, de frutas (higos sobre todo, por estos pagos de copiosos higuerales). Es de naturaleza tímida y esquiva.  Por eso, a pesar de su llamativa  vestidura, pasaría desapercibida entre las hojas si no fuera porque delata su presencia con su inconfundible voz aflautada repetida con insistencia (pinchar aquí o en la foto):

¿Hortelano viejo viejo,

están los higos maúros?

Maúros o por maúrar

a mi barriga vendrán.

Y es que resulta mucho más fácil oirla que verla. Aunque aparentemente se pudiera suponer que hay tres clases (amarilla, verde y negra), esta distinción por colores responde a diferencia de sexo o de madurez y no de especie: ya que  el color amarillo vivo  que predomina en el macho, en la hembra, más discreta, tira a verdoso y las crías no adquieren el color de sus progenitores hasta los tres años.

Este nombre de gurupéndola (también gurrupéndola y repéndula) es una de las variante de oropéndola, que quiere decir  ‘pluma dorada o de oro’ y procede del lat. aureus y pennula diminutivo de penna ‘pluma’ (antiguamente péndola) con pronunciada velarización inicial.

En la Baja Extremadura encontramos otros términos para designar al oriol (oriolus oriolus) como gurropéndola, agurupéndola, aropéndola y, por su elegante atuendo, bienvestía (en Pallares). En la Raya encontramos papafigo (Olivenza) y papahigo (con aspiración) en Valencia del Mombuey: procedentes del portugués papa-figo, que es como se conoce a este melodioso y atractivo pájaro en el país vecino, por su afición a alimentarse del fruto de la higuera en su ocasión.

jjferia.wordpress.com

Angüejo

Palabrero

El ombligo de Venus es una planta muy frecuente en los viejos muros de piedra, por lo que se puede observar en las paredes de nuestros corrales y cercados o en los tejados viejos. Resulta fácilmente reconocible por sus hojas carnosas en forma de ombligo. Esto es, con el rabillo fijado en el centro de la parte inferior del limbo redondeado, lo que produce una depresión que le da su forma característica. Su mismo nombre científico (umbilicus rupestris) alude al aspecto umbilicado de sus hojas y al entorno rupestre de la planta.

Como se le atribuyen propiedades vulnerarias (cicatrizar llagas y heridas) aplicada sobre la piel, también es conocida como hierba del bálsamo. Otros nombres vernáculos no son menos gráficos y descriptivos: vasillo (que se convierte en basilio en Puebla de Obando y basidro en Albalá), sombrerito, gorro de sapo, oreja de monje,  paragüino y embudillo. Este último es corriente en Extremadura (“Crecían las yedras, las uvas de lagarto, los embudillos y otras plantas parasitarias” describe Isabel Gallardo, de Orellanita) junto con otro diminutivo de embudo como embudejo y sus variantes: embuejo (con diptongación por caída de la d intervocálica), ambuejo (abertura de la vocal inicial),  y por fin, angüejo (velarización de bilabial como en agüelo), pronunciado angüeho con aspiración extremeña habitual de la j castellana. Todas ellas localizadas en en los pueblos de nuestro entorno.

Se trata de una entrañable palabra ya desgastada y pulida por el uso, por  amoldarse a nuestra peculiar pronunciación al nombrar con llaneza las cosas que nos resultan tan cercanas por muy insignificantes que parezcan como esta modesta planta, que apenas atrae nuestra atención pese a ser la primera en asomarse entre las rendijas de las rocas tras la aridez estival, apenas las primeras gotas de lluvias otoñales humedecen el ambiente.

Repiar y repión

Palabrero

Al final del verano, por San Miguel,  coincidiendo con la feria de Zafra, todos los muchachos aparecíamos con nuestro repión en ristre, dispuestos a escachar de una cucá al de aquel que se pusiera a nuestro alcance jugando al redondel. La palabra repión, a pesar de ser tan familiar y corriente, —al menos así era para los que completábamos nuestra dieta con la leche americana en aquella escuela de estacazo y tentetieso—, no aparece en los diccionarios al uso. Sabíamos que en los libros se le llamaba peonza o trompo, tal como reflejaba la enciclopedia escolar con aquel dibujo explicativo del movimiento de la Tierra girando sobre sí misma mientras daba vueltas alrededor del Sol.  Recurro, por tanto, al diccionario académico, y en las entradas de trompo y peoza remite a peón, que define como ‘juguete de madera de forma cónica y terminado en una púa de hierro al cual se arrolla a una cuerda para lanzarlo y hacerle bailar’.

Peón también es el que va a pie: sea un soldado de infantería, la pieza que lo representa en el ajedrez, un jornalero o un transeunte cualquiera (este último significado le sería usurpado por peatón < francés piéton), por contraposición al caballero o jinete. Así pues, este peón está ya más cercano de nuestro repión, que aparece con ese prefijo re– de refuerzo, repetición o retoceso (tanto da) y cierre de la e protónica, reducción vocálica que también presenta su equivalente portugués pião o el astur-leonés pión (‘especie de trompo sin tornear que se baila con un latiguillo’ refiere el asturiano Rato) piona o pionzaPiara también vale ya que cojea del mismo pie, aunque lo disimule.

Pero ya, entre la soldadesca romana junto al nombre peón (pedo, -onis),  se detecta la presencia del prefijo en el verbo vulgar latino repedare ‘marchar a pie’ en alusión a las fatigosas marchas forzadas de los legionarios, y luego ‘recular, retroceder’; de donde el  poco usado y ya olvidado repedarrepear, referido también al camino que sigue de la perdiz en descampado o al desplazaniento a saltitos de acá para allá del gorriato, hasta parar en el repiar ‘bailar el trompo’ de marras.  Sin entrar en qué fue primero si el huevo o la gallina, o lo que es lo mismo: si el repiar o el repión, se puede asegurar que en las palabras latinas repedarepedonem (derivados ambos de  pes pedis ‘pie’) está el origen de las palabras que nos ocupan. Y otras de esta  numerosa familia como repiona ‘trompo o repión muy grande y poco manejable’ (al de menor tamaño se le llamaba mona o monina), repiandera ‘rehilandera o molinillo, aspa de papel sujeta en la punta de una varilla que gira con el viento’, repiangola ‘perinola o perindola’. Esta última dispone de un manguillo para hacerla girar con dos dedos y su cuerpo tiene cuatro caras marcadas con las iniciales T, N, S, P (to, na, saca, pon) para que los niños se jueguen huesos, cartones y otras cosas (cuando los zagales se jugaban estas bagatelas). Suelen ser juguetes todos ellos que repían; esto es, que giran o dan vueltas sobre sí mismos.

Este antiquísimo juguete (se han encontrado ejemplares de arcilla de hace más de 5.000 años en la orilla del río Eúfrates) ha perdido popularidad en los últimos años y los niños de hoy en día ya no saben jugar al repíon o similares; ni a los bolindres y menos todavía, a la bilarda (ellos que se lo pierden). Lo peor es que también se pierden las palabras: tan nuestras y adaptadas a nuestra pronunciación, tan arraigadas y aclimatadas en nuestra tierra. Y todo el ritual: aguzar o sustituir la púa ya gastada por el uso en la fragua, comprar el cordel en la espartería, colocarle la rodela o zapatilla de cuero que conseguíamos en la zapatería (también servía un platillo machacado y perforado o una moneda de real con su agujero para meter la cuerda). Antonio Morales Recio a propósito de este juego en Usagre refiere: «Cual caballero que vela sus armas, así se cuidaban todos los detalles del repión y se dejaba en perfecto estado de revista para la batalla» Y agrega: «El repión viejo estaba curtido en mil combates y mostraba orgulloso sus cicatrices como cualquier veterano de guerra». Esta típica palabra extremeña se emplea especialmente en la Baja Extremadura: Zamora Vicente la recoge en la comarca de Mérida (repiar, repío, repiola, repión, repiona, repionela) y Sergio Hernández de Soto, en la de Zafra (Juegos infantiles de Extremadura), entre otros.

Repión se aplica también por extensión al ‘chiquillo inquieto y bulliciosio’.  Y repiao al tipo ‘chalado, chiflado’: Más repiao que la cuba (de) un pozo, se dice del majareta que está como una regadera. Además del susodicho piara, una ristra de palabras de uso legal, tienen los mismos genes que el prolífico pede(m) ‘pie’: peana, pedal, pedestal, pezuña, peonada, peaje, piojo, pionero, pedestre, pedáneo, rodapié, traspié, apear, respingar, impedir…, así como las variantes locales haspeao ‘despeado, con los pies maltratados de tanto caminar’, penzón ‘pezón’, estrébedes ‘trébedes’ (lat. tri-pede ‘tres pies’, esos que algunos se empeñan en buscarle al gato) y trompezar ‘tropezar’, con esa m de refuerzo por contagio de otras como trompa por el trompazo que te puedes pegar si el trompezón es morrocotudo.

De soniquete parecido, aunque no de contenido, es arrepío ‘arranque, arrebato, pronto… impulso brusco y repentino’. Su origen tampoco tiene nada que ver con pie (aunque sí con otra parte del cuerpo como se verá a renglón seguido). Queda claro que es un lusismo puro y duro: En la lengua portuguesa un arrepio (tal cual) es un repeluco o repeluzno, un ‘escalofrío o estremecimiento súbito provocado por miedo, frío, conmoción etc.’, derivado regresivo del verbo arrepiar, del mismo origen y significación que el muy erudito castellano horripilar ‘horrorizar, causar espanto’ y con sentido propio ‘hacer que el pelo se erice o ponga de punta’ (del lat. horripilare, por composición de horrere ‘estremecerse de miedo, estar erizado’ y pilus ‘pelo’).

jjferia.wordpress.com

Ábate

Palabrero

Sustituye al adverbio de cantidad casi cuando equivale a ‘por poco’ como en ábate me caigo, expresando que apenas faltó nada para que sucediera tal accidente: Un mulo se espantó y ábate me mata. No así en caso de modificar a un complemento: comió casi todo o está casi nuevo.

Se trata del imperativo del inusitado verbo defectivo abarse ‘apartarse’, por saltos sucesivos entre significados muy distintos, pero no tan distantes como pudiera parecer a simple vista: ‘Quítate’ pasando por ‘¡cuidado!’ para terminar en ‘por poco’.

Caprichosa pirueta semántica (y gramatical) explicable por la cercanía de estos avisos en algunas situaciones, como puede ser ante la inminencia de un peligro; por ejemplo, una piedra u otra cosa que cae y amenaza con alcanzarnos tras ser arrojada por un muchacho.  Y así ¡ábate! ‘quitate, aparta’, es interpretado por ‘¡cuidado!’ e inmediatamente como ’por poco’ (una vez evitado el percance).

Según COVARRUBIAS en el Tesoro de la lengua castellana o española (1611), avaos: vale lo mismo que ‘desviaos’; y ava, ‘aparta, dad lugar’; de a privativa et via; como si dijesemos: apartaos del camiano, aviaos. Aunque el toledano yerra en la etimología al desviarse de su veradero origen, alterando de paso la ortografía para apoyar su conjetura. Para el Diccionario de AUTORIDADES (1726), ábate es voz que advierte se aparte alguno de algún mal paso o de otro peligro. Es vulgar, pero muy frecuente en Castilla (lat. cave). Con la idea de precaución ya a la vista: Cave canem ‘cuidado con el perro’.

El propio DRAE conserva la añeja interjeción preventiva aba ‘cuidado’ (lat. apăge ‘quita, aparta’, y este del gr. απαγε) con el registro de desusada como origen del susodicho abarse ‘apartarse’ (solo en infinit. y en imper.)

Conservado especialmente en el viejo leonés: Ábate allá, diablo, que mañana me cortan un sayo. Dicho a propósito, según indica CORREAS del que “comenzaba ya a presumir y despreciar a los otros iguales”. El salmantino VILLARROEL advierte que “Yo sé bien que el más pintado no me puede decir lo que la sartén a la caldera: Ábate allá, que me tiznas”. Refranes en los que el vocablo conserva su categoría y significado etimológico.

Pero el desplazamiento se produciría. GARCIA REY en su Vocabulario del Bierzo (1934) recoge el imperativo en -i + pronombre enclítico, de tanto arraigo en los dominios de influencia leonesa, como abai-vos expresión equivalente a ‘marcharse, retirarse, apartarse’. En el juego de los bolos, cuando los jugadores u otras personas se colocan entre los bolos, el tirador exclama: “¡Abaivus de ahí!” Y la forma ábati ‘ten cuidado, no pases’ como advertencia. De aquí a nuestro ábate como adverbio de cantidad sólo hay un pequeño y previsible salto. Que acabaría por producirse al menor descuido del guardián de las palabras.

Y en las Extremaduras, Alta y Baja, llevado en boca de repobladores y transhumantes, ábate, en principio ’quítate, cuidado’ se extendió y consolidó ya con el sentido de ‘casi, por poco’, empleado a posteriori, es decir: apenas se ha soslayado el peligro que se cernía sobre alguien.

Palabrero

Puedes proponer otra palabra de nuestro vocabulario cuyo origen, vigencia y empleo te interese conocer.________________________

La fauna (A-B)

ACITUNERO [azitunéro] nom.  curruca cabecinegra

Pájaro de plumaje gris más oscuro en el dorso que en la cola.

  • De acituna ‘aceituna’, por el capirote negro azabache semejante al fruto del olivo de su cabeza sobre la que se dibuja un anillo colorado que rodea el ojo. Es un ave insectívora que caza entre los árboles, olivos entre otros, y matorrales.

AGACHAERA [agachaéra] nom.   agachadiza

Ave limícola de pico largo y patas cortas.

  • Vive, por lo común, en las orillas herbosas de una corriente de agua (como la Rivera) donde se agacha y esconde. Para el DRAE, agachadera (de agacharse) es el nombre que recibe la ‘agachadiza’ en And. (de VENCESLADA) y la ‘cogujada’ en Sal. (de LAMANO). Parece una chocha perdiz en miniatura, por lo que recibe los nombres de pitorra, pitorrín y pitorrilla en otras partes de Extremadura (→pitorra).

AGUANIEVE [aguaniébe] nom.  avefría

Ave de color blanco y negro con un largo penacho en la cabeza.

Tengo más frío que una aguanieve.

  • Procedente del norte, acude a invernar a nuestros campos sobre todo en los periodos más fríos y rigurosos. De ave de nieves a través de audenieves y auenieves como aguzanieves viene de auce nieves (lat. avice[lla] ‘avecilla’) Para el DRAE, el aguanieves, aguzanieves o avecilla de las nieves es la ‘lavandera blanca’, conocida aquí como churumbela. En casi toda Extr. se aplica este nombre a la avefría. otra ave de mayor corpulencia. Y así aparecía en AUTORIDADES (1770): Aguanieve (provic. de Extremad.) ‘ave parecida en  el tamaño y color a la urraca: las alas son más grandes y su pico es parecido al de la chochaperdiz’; para remitir a partir de 1899 a la aguzanieves o motacila ‘lavandera blanca’.

ALCABUÓN [alkabuón] nom.  alcaudón

Pájaro estival de cabeza gruesa y pico fuerte.

Más cabeza que un alcabuón, se dice que tiene el que es testarudo y cabezón.

El alcabuón real es sedentario.

  • Del lat. capito (-onis), aum. de capita ‘cabeza’, a través del ár. al-cabtún: literalmente ‘el cabezudo o cabezón’. Sin salir de la provincia, este pájaro podrá oír cómo le llaman alcabudón, alcabuzón, alcauzón, alcuzón, alcaidón, alcuidón, alcudón, caudón, caidón, caburdón, cabezón, cabehona, cabezúo, cabezorro, cabecigordo…, nombres todos ellos de la misma ralea.  

ALICANTE [alikánte] nom.  culebra de herradura       

Reptil ofidio supuestamente muy peligroso que frecuenta los tejados.

Si te pica el alicante, llama al cura que te cante.

  • Según la ya atenuada definición del DRAE (“Especie de víbora de siete a ocho decímetros de largo y de hocico remangado. Es muy venenosa y se cría en todo el mediodía de Europa”) debe tratarse de la víbora hocicuda por su hocico respingón. Aquí se aplica por la semejanza del diseño dorsal a base de rombos oscuros a la culebra de herradura, especialmente cuando se quiere exagerar su tamaño, peligrosidad e infamia: Y es que se cuenta que en ocasiones se deslizaba desde el tejado y, penetrando en las alcobas por el techo, mamaba del pecho de la reciemparida mientras metía el rabo en la boca del niño de pecho para que no llorara, por lo que éste moría de inanición. AUTORIDADES pinta al alicante con trazos no menos quiméricos y malignos: “Especie de culebra conocida en tierra de Sevilla, corta como de vara y media, gorda como la pierna de un hombre, la cabeza mayor de lo que corresponde a este tamaño. Tiene muchos dientes como colmillos de gato. […] Es ferocísima, y embiste aunque no la inquieten. Su veneno es mortal, y a más de esto es tanta su fuerza, que suele despedazar y matar a un hombre. Hállase rara vez”. Y tan rara. A la legua se ve que el informante sevillano, como buen andaluz, era una miaja exagerao (y supersticioso). Cuanto más tratándose de culebras. “Si la víbora viera y el alaclán oyera…”. Y en esta entrañable deformación del conocido refrán (→liso) está el huevo de donde surgió la bicha. El engendro fue aumentando (*alacán, alican…), la imaginación popular puso el resto.  Y aquí se acaba la historia de como un diminuto y huidizo arácnido que se convirtió en un espantoso y descomunal reptil que tenía amedrentado a todo el pueblo. En realidad se trata de un bello e inofensivo animal que suele frecuentar las construcciones humanas. En otro tiempo se pudo confundir por con la referida víbora hocicuda, ya rara en nuestros campos, provista de dos grandes colmillos inoculadores de veneno.

ALICÓPTERO [alokóhtero] nom.   caballito del diablo

Nombre de diversas especies de insectos odonatos o libélulas.

S’aposao un alicóptero en aquella boya.

  • De helicóptero, por semejanza con el conocido aparato volador. El cuerpo de este insecto y el movimiento de sus alas fueron tomados como modelo para el diseño de los helicópteros.

ANGOSTO [angóhto] nom.  saltamontes

Insecto ortóptero saltador.

Chicharrean los angostos en el rastrojo.

VAR. langosto

  • De langosta ‘insecto de aspecto parecido aunque migrador, gregario y más robusto’, con aféresis o separación  de la l- inicial confundida con la del artículo (fonética sintáctica). Es el cañafote de algunos pueblos cercanos (del port. gafanhoto).

ARANGUTÁN [orangután] nom.  orangután

  • Asimilación de vocales habitual en otros ámbitos del castellano. A veces se emplea referido al hombre, con evidente mala idea.

ARRACLÁN [arraklán] nom.  alacrán, escorpión                 

Arácnido pulmonado provisto de dos pinzas y un aguijón venenoso.

Tierra de arraclanes, da pocos panes.

SIN. araó

  • En el DRAE, como de  Sal. (LAMANO, que lo define como ‘alacrán cebollero’ recoge el refrán Si te pica un arraclán, llama al cura y al sacristán, y advierte “porque son venenosas e incurables las heridas hechas por el arraclán”). También en Extr. está muy extendida esta variante de alacrán (ár. al-aqras ‘el escorpión’), por metátesis o intercambio de lugar de las líquidas con refuerzo de la vibrante (l-r > rr-l).

AVETARDA [abetárda] nom.  avutarda

  • Ya caida en desuso en cast., la recoge el DRAE por ser la forma etimológica: del lat. avis tarda ‘ave tarda’, por lo torpe y pesado de su vuelo.

AVIÓN [abión] nom.  vencejo

Pájaro parecido a la golondrina que anida en los huecos del campanario.

  • Al avión y al vencejo se les suelen intercambiar los nombres: El vencejo anida bajo los aleros, cornisas y balcones mientras que el avión anida en huecos de los edificios a cierta altura.

BARRIGÓN [barrigón] nom.  gambusia, gambusino

Pececillo rechoncho que vive agrupado en charcas y estanques.

  • Devora mosquitos y por eso se importó de América para luchar contra el paludismo, aunque resulta perjudicial para el equilibrio biológico. Por el vientre redondeado y abultado.

BOBILLA [bobiya] nom.  abubilla

Pájaro con merecida fama de mal oliente.

Primero canta la bobilla, luego el cuco, y después el abejaruco.

Heder más que una bobilla es oler muy mal, apestar.

  • Por aféresis o fusión de la a- inicial con la del art.: la/una bubilla (lat. upupella, dim. de upupa ‘abubilla’ que procede de upupu onomat. de su voz).

BOQUERA [bokéra] nom.  bocera

Ribete amarillo que tienen las crías de los pájaros en la comisura del pico.

FAM. boquerón (pajarillo con boqueras).

  • De boca (→pelón).

BUREL [buré] nom.  jurel

Pez marino comestible.

Vete pa casa que te brillan los ojos como a un burel.

  • Variante introducida seguramente bajo el influjo del andalucismo burel ‘toro de lidia’. También se dice jurel [huré].

BURLAERO [burlaéro] nom.  boca, bardo

Cada una de las entradas y salidas de la cama o madriguera del conejo

“Las tupidas matas de espartillo, donde suele encamarse, el conejo con dos o tres burlaeros”.

  •  Boca de las varias que tiene el vivar de conejos cubierto de maleza. Por donde suelen burlar la presencia del podenco, ratoneándose por debajo del monte.

BURRERO [burrera] adj.  borriquero; burdégano                            

Se aplica a una mosca parásita que molesta y pica a las bestias.

Se dice del asno hijo de burra y caballo.

  • En DRAE, que desconoce estas acepciones, mosca borriquera y mosca de burro ‘insecto díptero que vive parásito sobre las caballerías’.

BUTRE [bútre] nom.  buitre

Ave rapaz con el cuello desnudo que se alimenta de carroña.

  • Del port. abutre ‘buitre’ (lat. vulture). Reducción del diptongo ya en regresión como el “pajarito” al que designa. VIUDAS lo sitúa también en Valle de Matamoros, Campillo de Llerena, Talavera la Real, Cabeza la Vaca y Villanueva del Fresno.


La fauna (C-D)

CABRILLA [cabríya] nom.  especie de caracol

Gasterópodo terrestre comestible de tamaño semejante al común.

Ayer estuve cogiendo cabrillas con mi amigo.

  • Por la forma de su concha que recuerda el cuerno de una cabra. Debe tratarse de un andalucismo importado, ya que en Sevilla el tapeo a base de caracoles y cabrillas es todo un rito. VENCESLADA lo define como ‘caracol más pequeño que el burgado’ y lo ilustra con el pregón sevillano de “¡Cabrillas vivas!”.

CAÑONERO [kañonéro] adj. 

Polluejo de pájaro al que le apuntan los cañones antes de emplumar.

  • En DRAE: Barco artillado con algún cañón.

CAPACHO [kapácho] nom.  chotacabras

Ave de costumbres crepusculares y nocturnas.

También en el DRAE remitiendo a chotacabras. En And. En Castilla lo llaman engañapastores (por la creencia de que esta ave se bebe la leche de las ovejas). Se alimenta de insectos que caza al vuelo y caza en los rediles al anochecer.

CARACOLINA [karakolína] nom.  cochinilla, porqueta                                                                      

Pequeño crustáceo terrestre que se hace una  bola cuando se le toca.

SIN. alcagüete, coco-pelota, guarrina.

  • Diversas son las denominaciones recogidas entre los paisanos que pueden recordar el nombre de este enrollado bichino. Los muchachos los consideraban el alcahuete (en el habla local ‘soplón, acusón, correveidile’) que avisa a los grillos de la presencia de zagales cerca de la cueva. Los otros nombres hace referencia a alguna de sus característica físicas.

CARBONERO [karbonéro] nom.  colirrojo tizón

  • Por el color negro como el carbón de casi todo sus cuerpo (la cola es rojiza). Más conocido por →tonto.

CHARQUÍN [charquín] nom.  paro

Pajarillo de la familia de los páridos muy inquieto y atrevido.

Si el charquín canta a mediodía, agua a los tres días.

charquín chico: herrerillo

charquín grande: paro carbonero

  • De pequeño tamaño (Mas chico que un charquín, se dice de alguien que es muy pequeño), estos pajarinos gozan de gran simpatía entre los labradores, no sólo porque limpian los árboles de larvas y parásitos, sino también por ser considerados una especie de barómetro que anuncia la proximidad de la lluvia con su canto. Y es que, aunque posee un amplio repertorio de sonidos, su estribillo primaveral consiste en un martilleo cristalino que parece repetir: “Agua aquí, agua aquí, agua aquí”. El hecho de revolotear y bañarse en los charcos (velahí el porqué de su nombre) es considerado también como señal de inminentes aguaceros. Quizá se trate al fin y al cabo de una etimología popular por adapatación del port. chapim ‘este pájaro’, de cachapím ‘id’ (or. onomat. por reproducir las tres notas de su canto). En Garrovillas de Alconétar, chapín ‘pájaro chiquinino’ y cachapín, en San Benito y Alconchel (alterado en caganchin en Olivenza, La Codosera y otros pueblos próximos a la raya. Hacia el este de la provincia la forma predominante es chichipán, otra interpretación onomat. del canto de este pajarillo.

CHICHARRA [chichárra] nom.  cigarra

  • Variante (cigarra < *chigarra < chicharra) de amplia difusión que también registra el DRAE. Si lo recogemos aquí es para dejar constancia de su uso frente a cigarra (lat. cicada) considerada ajena a nuestro  patrimonio léxico. Es la forma que emplean repetidamente los poetas extremeños: GABRIEL Y GALÁN se hace eco “del monótono cantar de la chicharra y CHAMIZO resalta la siesta del pastor en la tarde bochornosa “sin arrullos de las tórtolas ni continos sonsonetes de chicharras  que presagia el peligro.

CHISPA [chíhpa] nom.  mosquitero común

Pájaro insectívoro muy pequeño e inquieto.

  • Su canto, un repetido chip-chap, es decisivo para su identificación.

CHOVA [chova] nom.  corneja

Especie de cuervo, grajo.

  • En DRAE, también otros córvidos como la chova piquiroja y piquigualda.

CHURUMBELA [churumbéla] nom.  lavandera

Pájaro con el dorso gris y negro, el vientre blanco y la cola larga que sacude continuamente.

  • Por su trino musical y agradable gorgeo, toma su nombre de una flauta pastoril parecida a la dulzaina llamada así, churumbela , que a partir del it. ciaramella llegó al castellano con el mismo significado y origen que caramillo (del lat. calamellus, dim. de calamus ‘caña’ y también ‘zampoña’ por estar echa de esa materia).

CIGÜEÑINO [zigueñino] nom.  cigoñino

Pollo de la cigüeña.

Por san Juan, echan los cigüeñinos a volar.

  • De cigoñino (lat. ciconinu de ciconia), derv. directo de cigüeña.

CIVÍL [zibí] nom.  curruca capirotada

Pájaro de plumaje discreto, se distingue por la coloración del píleo o capelo.

  • Por su plumaje gris oliváceo, con la parte superior de la cabeza de color negro (una especie de gorra, montera o capirote que es castaño en la hembra) y que recuerda el atuendo de una guardia civil.

COCO [kóko] nom.  insecto, larva

Cualquier bichito pequeño.

Mira que coco había debajo de esta piedra.

– coco de luz: luciérnaga

– coco del Señor: mariquita

– coco-pelota: cochinilla

– coco traidor: larva de la hormiga león.

  • De coco (lat coccu) ‘gorgojo’, p. ext. Además de las conocidas de ‘fruto del cocotero, cabeza y fantasma para asustar a los niños’.

COGUTA [cogúta] nom.  cogujada

Alondra que se distingue por su moño o cresta puntiaguda.

– coguta ratera:  terrera, aláudido parecido al anterior aunque más pequeño y terroso.

  • Variante extr. de cogujada y procedente como ésta, del lat. vulgar cuculiata ‘encapuchada, provista de capucha o copete’, der. de cuculla ‘capucha’,  por alusión al mechón o penacho de la cabeza que la distingue de otras alondras. En cuanto a ratera, se trata de una alteración (metátesis asimilativa) de terrera, pues anda por tierras labradas. En CHAMIZO, coguta ‘pájaro más pequeño que la alondra, de vida y costumbres análogas a ésta’: Sin trinos de cogutas y sin roncos gurrapeos de las ranas. En toda la provincia.

COÍN [koín] nom.  cobaya, conejillo de indias

Mamífero roedor parecido al conejo pero más pequeño.

Me han traído una coyera de conejos coínes.

  • Variante de los americanismos cui o cuy (Del quechua quwi, por la onomatopeya del chillido del animal). En And. cuin. En Fuente del Maestre, cuín -a ‘persona o animal muy pequeño’.

CORTAPISA [kortapísa] nom.  tijereta, cortapicos

Insecto dermáptero de cuerpo alargado que remata en unas pinzas.

El coco que había debajo de la piedra era una cortapisa.

  • De cortapicos, tras evitar las intencionadas alteraciones de cortapito y cortapicha.

CORTEZA [kortéza] nom.  ortega

Ave parecida a la ganga con la que está emparentada.

  • El DRAE remite a ortega, que el nombre generalizado (or. incierto).

CORUJA [korúha] nom.  lechuza

Ave rapaz nocturna.

  • Coruja (de origen oscuro, quizá onomt.) o curuja es la forma patrimonial de todas  las lenguas (port. coruja ‘lechuza’) y dialectos del occidente peninsular que recoge el DRAE, sin ninguna marca dialectal, como sinónimo de lechuza. También se puede catalogar de occidentalismo otros nombres de aves como pega, pitorra y pardal.

COLLERA [koyéra] nom.  pareja

De cualquier animal, con preferencia de aves, y por ext., de personas.

FAM. encollerar

  • El DRAE considera esta acepción como propia de And. En este caso se trataría de un meridionalismo que VENCESLADA extiende a otros animales como caballerías (yunta), perros (traílla de dos) e incluso a personas (pareja de jinetes o garrochistas). Der. de colla ‘pareja’ (del lat. copula ‘enlace’).

CUCORABACHA [kukorabácha] nom.  cucaracha, escarabajo

Cualquier insecto dictióptero o coleóptero

  • Especialmente si es de forma ovalada y de color negro. La misma palabra tiene la pinta de ser un híbrido de los nombres de ambos tipos de insectos: De cucaracha por cruce con escarabajo. En VIUDAS, curabacha (en Santa Marta y Zafra).

CUERVETA [kuervéta] nom.  grajilla

Ave de la misma familia y apariencia que el cuervo pero más pequeña.

  • De cuervo.

CURA [kúra] nom.  carraleja

Escarabajo de color negro con rayas rojas.

Cura, curato; si no me cantas la misa, te mato.

  • Por el color negro de la sotana de los curas. Otros nombres localizados en Extr: curita, curato curacurato, curandero…


La fauna (E-L)

ESCRIBIERA [ehkribiéra] nom.  escribano

Pájaro granívoro con franjas negras sobre la cabeza.

  • Del port. escrevedeira ‘este pájaro’. La hembra deposita en un elaborado nido entre dos y seis huevos manchados con trazos negros, lo que le da nombre a este pájaro, ya que parecen rasgos y manchas de tinta. Otras var. extr. son: escrubana, escribanía, escribiora…

GATEAOR [gateaó] nom.  agateador

También se da este nombre al trepador.

  • Son de familias diferentes pero ambos pájaros trepan o gatean por el tronco de los árboles, limpiándolos de insectos. Gatariche, gateaencina, gateaora y gateón son otros nombres que reciben en otros pueblos de la provincia.

GATO [gáto] nom.  clase de oruga

Como la de la mariposa de la col, dañina para las plantas cultivadas.

Las coles  están comía por los gatos.

  • Puede desarrollarse como plaga y constituir una enfermedad  de las plantas especialmente frutales y hortalizas, que se llenan de telarañas con gusanos que se comen las hojas. En Ast. gata ‘oruga de la mariposa de la col’.

GALLINA-CIEGA [gayína-ziéga] nom.  larva de coleóptero

Se cría en los estercoleros y se emplea como cebo.

  • Por la creencia de que no pueden ver.

◊ 

GALLINETA [gayinéta] nom. polla de agua

Ave de color negruzco con el pico y la frente rojo vivo.

  • El DRAE remite a la focha, otra ave de aspecto y costumbres parecidas: Viven en la orilla de charcas y estanques con mucha vegetación ribereña.

GAYO-DEL-CAMPO [gáyo-del-cámpo] nom.  arrendajo

Esquivo y ruidoso córvido de plumaje gris morado con rayas azules en las alas.

  • Ya en el bajo latín gaius, procedente del nombre de persona Caius ‘Cayo’ (también Gaius), muy popular entre los romanos, aplicado a este pájaro con fama de charlatán por remedar palabras como la pega, a la que por esta causa le han puesto tantos nombres de mujer, como gaya (< Caia), marica o urraca. La y < i  es, por tanto, etimológica (port. gaio ‘id’); pero el yeísmo de la zona hace a gayo homófona con gallo (lat. gallus), de ahí el especificativo “del campo” para evitar la confusión con el ave de corral. Occidentalismo que reaparece en el astur-leonés, también acogido por el DRAE.

GRILLO [gríyo] nom.  grillo

Puede ser carbonero o real segúnla tonalidad amarilla de las alas.

Se ha echao un novio más negro que el sobaco un grillo.

FAM. engrillarse, grillao, grillera

– capar grillos: broma infantil

– comía de grillo: verdura

  • En DRAE, grillo real ‘alacrán cebollero’.

GÜEVO [guebo] nom.  huevo

– guevo güero es el que no empolla por falta de calor (aunque haya sido fecundado).

  • Para el DRAE, huevo huero es el que no produce cría por no estar fecundado.

GURUPÉNDOLA [gurupéndola] nom.  oropéndola

Ave migratoria de mediano tamaño y plumaje amarillo que hace su nido en forma de cuenco colgado de las ramas.

VAR. repéndula (puede ser amariya, verde o negra).

  • Aunque esta distinción por colores responde a diferencia de sexo o madurez y no de especie como pudiera creerse, ya que en el macho predomina el color amarillo vivo, la hembra tira a verdosa y las crías no adquieren el color de sus progenitores hasta los tres años. De oropéndola, que quiere decir ‘pluma de oro’ (péndola ‘pluma’) con pronunciada velarización inicial. A pesar de lo llamativo de su atuendo, pasaría desapercibida oculta entre las hojas si no fuera porque delata su presencia con su inconfundible voz aflautada insistentemente repetida:

                                           ¿Hortelano viejo viejo,

                                           están los higos maúros? 

                                           Maúros o por maúrar 

                                           a mi barriga vendrán.

HERREÑO [herréño] nom.  tarabilla común

  • Por el chasquido metálico de su voz (“tshac-tshac”) y el color negruzco y rojizo de su plumaje.

HERRETE [herréte] nom.  aguijón

Púa con la que pican algunos insectos.

La obispa le clavó el herrete en el cogote.

FAM. herretazo

  • Del ant. ferrete ‘hierro para marcar y señalar, y hoy en port. ’punzón, aguijón’ dim. de ferro (lat. ferru ‘hierro’), al parecer por conducto del fr. ferret.

HORMIGÓN [hormigón] nom.  hormiga

Cualquier especie de este insecto himenóptero por pequeña que sea.

Mira como acuden los hormigones al  azúcar.

FAM. hormiguero, homiguear, hormiguina.

  • Con h aspirada por proceder de la antigua f (lat. formica) así como sus derivados, coincidiendo con la pronunciación de la j actual.

INCLINARRABO [inklinarábo] nom.  alzacola

Pájaro de cola y patas largas.

  • Por los movimientos constantes de su cola hacia arriba y hacia abajo.

JABALÍN [habalín] nom.  jabalí

Puerco montés que es objeto de caza.

VAR. guarro jabalín.

  • El plural es jabalines. Alteración de jabalí, del ár. (jinzir) yabalí ‘(cerdo) montaraz’ o cerdo de la montaña’ de yabal ‘montaña’. La forma jabalín es considerada por el DRAE como antigua y usada en And. y Sal. (por recogerlas de Venceslada y Lamano). En Extr. goza de gran vitalidad esta variante con -n de apoyo por analogía con otras que acaban en -ín). Jabalina es el fem. admitido por la RAE.

JUNQUERO [hunkéro] nom.  carricero

Pequeño pájaro insectívoro.

  • Suele vivir y anidar entre los juncos y la vegetación que crece en la orilla del agua.

LISO [líso] nom.  eslizón

Reptil saurio de cuerpo alargado que semeja una pequeña serpiente con patas diminutas.

A menudo se identifica con la culebrilla ciega.

Si el liso viera y la víbora oyera, no habría hombre que al campo saliera.

– ver menos que un liso (muy poco).

SIN. delabón, eslabón.

  • Enigmático animal de enigmático nombre: Para unos de la raiz lis– o liz– imitativa del deslizamiento, como eslizón; o quizá por su cuerpo cubierto de escamas brillantes y lisas (como la culebra lisa).


La fauna (M-P)

MADRE DEL AGUA  [mádre-del-água] nom.  garapito, barquero

Chinche de agua que nada con el vientre y las patas vueltos hacia la superficie.

Los cocos que hay en la alberca son madres del agua, no zapateros.

  • También manantial de agua que se encauza hasta una fuente artificial. Madre del agua es ‘la salamandra’ en Almendral, Villanueva del Fresno, Barcarrota y Nogales (VIUDAS).

 ◊

MARRAJO [marráho] nom.  gallipato

Especie de tritón (anfibio urodelo) que vive en estanques cenagosos.

Me han picao dos marrahos  y una obispa.

Por el sentido despectivo del término. Drae: ‘toro malicioso’, ‘especie de tiburón’ y ‘astuto, falso, que disimula su mala intención’. En otras partes de Extr. llaman así a la salamandra.

METRALLETA [metrayéta] nom.  curruca rabilarga

Pájaro de cuerpo pequeño y cola larga que mantiene erguida.

  • El agitar constante de su larga cola, que a veces coloca totalmente tiesa, junto al redoble (un regañante trectrec-trerrr) que protagoniza al sentirse alarmada, es lo que más ayuda a identificarla.

MIERRA [miérra] nom.  mirlo

Pájaro de la familia de los tordos o zorzales, de color negro y canto melodioso.

El macho de la mierra tiene el pico amarillo.

  • Del lat. merula ‘este pájaro’, dim. de mera ‘mera, pura, sola’ porque siempre fue considerada un ave solitaria y territorial. O con más visos de probabilidad, por su color negro como la pez (pix mera ‘pez pura’) como miera ‘especie de pez’ donde el adjetivo funciona como nombre que designa directamente el objeto. Como quiera que sea, merula dio en todas las lenguas romances merla (castellano actual mirlo) de donde el antiguo y usado en algunas partes mierla; en port. melra, por metátesis o baile de líquidas (rl > lr), donde finalmete mierra. VIUDAS recoge mielra y mirlro en varios pueblos de la provincia de Badajoz.

◊ 

MORGAÑERA [morgañera] nom.  colonia de morgaños

Y fig. pubis de la mujer, además de lugar donde se acumulan estos arácnidos.

  • De morgaño.

MORGAÑO [morgáño] nom.  opilión, segador

Araña del oden de los opiliones de cuerpo pequeño y patas muy largas.

Ea, mira quede morgaños hay debajo del puente.

FAM. morgañera

  • De mure araneu, propiamente ‘ratón araña’ como musaraña ‘pequeño mamífero insectívoro’ y por extensión ‘cualquier sabandija, insecto o animal pequeño’ (mirar las musarañas). Por la crencia de que este inofensivo ratoncillo era muy venenoso (“Su modedura es mui venenosa, por cuyo motivo los gatos no los comen, aunque los matan” en AUTORIDADES  a propósito del musgaño). Este junto a murgaño ‘especie de  araña’  (grande y corta de patas que vive en agujeros) aparece en la edición del año 1791 para desaperecer misteriosamente en ediciones posteriores. Sí en  MOLINER: murgaño (prov. de Madrid, Rioja) como ‘cierta araña de cuerpo negro y patas muy largas’. En Extr. morgaño es el nombre  que se da a una araña del oden de los opiliones que en verano forma densas aglomeraciones o morgañeras en lugares frescos, con variantes como murgaño, murgañu, mulgaño, molgañu, mojaño, burgaño… (Si te pica el murgaño, no vives un año).

MURCIÉGALO [muziégalo] nom.  murciélago

Murciegalito ven, que te llama la sartén

con un palo de higuera para darte en la molleja.

  • Forma etimológica (lat. mure caeculus ‘ratón cieguito’) que mantiene el Drae, y de la que la variante más aceptada de murciélago no es sino una alteración por metátesis o baile de consonantes (g-l > l-g). La desaparición del ant mur ‘ratón, ha oscurecido su motiv ación semántica. El toledano COVARRUBIAS ecribe en su Tesoro (1611) que “en castellano le llamamos murciegalo que vale tanto como mus caeculus”. Aún se mantiene viva e incontaminada entre nosotros, sobre todo en la gente menos presionada por la norma oficial. En port. morcego.

NIDO [nío] nom. nido

En el campo hay un nío; hoy es tuyo, mañana es mío.

  • Por pérdida habitual de la d intervocálica.

OVISPA [obíhpa] nom.  avispa; abeja

Insecto himenóptero provisto de un aguijón con el que pican.

Insecto himenópetero que produce la cera y la miel.

No te arrimes al corcho, que te van a picar las obispas.

FAM. ovispero

  • De avispa (lat. vespa ‘id’) por diferenciación con la a del artículo y evitar la aféresis (la vispa). Con neutralización de ambos lexemas concentrados en esta palabra: Cuando se refiere a la avispa, lleva con frecuencia el adjetivo amarilla para distinguirla de la abeja.

PAPALDILLA [papaldíya] nom.  garduña

Pequeño mamífero carnicero parecido a la comadreja.

  • Del dial. papalbilla (de papo  y albo , por el color blanco en la garganta y pecho). Otras variantes en Extr. papialbilla, pichalbilla, pichardilla, pipiarbilla y manalbilla.

PARDAL [pardá] nom.  gorrión

pardal del campo: pinzón, pájaro del tamaño de un gorrión.

  • El pinzón es un pájaro de la familia del jilguero (fringílido) pero si se le ha relacionado con el pardal ­–nombre del gorrión como en otros tantos sitios- no es sólo por su tamaño sino porque además come y brinca en el suelo como el passer domésticus. Pero mientras que éste vive en el pueblo y se hospeda en las casas, el pinzón (fringilia coelebs) tiene querencias más rústicas y anida en los árboles.

PELÓN [pelón] adj.

Dicho del pajarino, cría recién nacida.

  • Después de pelón  y →boquerón, el pajarito pasará por las fases de →cañonero y volandero.

PICABUEY [pikabuéi] nom.  garcilla bueyera

Garceta de mediano tamaño de color blanco.

VAR. espulgabuey

  • Se considera que espulga o desparasita al ganado vacuno posada sobre el lomo de estos animales. Suele verse en grandes bandos junto al ganado que pasta en dehesas y pastizales.

PICAPEZ [pikapé] nom.  martín pescador

  • De inconfundible colorido, se zambulle en el agua para capturar pececillos. (De picar y pez).

PÍNFANO [pínfano] nom.  cínife

Mosquito, insecto díptero.

  • De pífano ‘flautín agudo’ (al. pfeife ‘silbato’).

PIÓN [pión] nom.  gorrión chillón

  • Porque apea parsimoniosamente (de peón ‘que camina o va a pie’) en vez de saltar como su primo el →pardal, o simplemente porque pía mucho (lo que no es menos cierto).

PIPI [pípi] nom.  buitrón

Diminuto pájaro que canta bamboleándose en el aire. Y en general, cualquier pájaro pequeño.

  • Puede ser detectado con facilidad gracias a su canto, que consiste en un chip-chip repetido de modo constante mientras ejecuta un vuelo de sube y baja.


PITORRA [pitórra] nom. becada, chochaperdiz

  • De pita ‘gallina’.



La fauna (Q-Z)

RAYO-LA-TIERRA [rráyo-la-tiérra] nom.  alacrán cebollero

Insecto ortóptero de vida subterránea.

  • Con sus potentes pinzas delanteras excava zigzagueantes galerías ocasionando daños a la agricultura por su afición a succionar las raíces de las plantas tiernas. Etimología popular por adaptación del port. ralo ‘grillotalpa, alacrán cebollero, este mismo insecto’, procecente del lat. rallu ‘raspador’, de radere ‘raer, excavar’. En VIUDAS, rayo, rayo tierra y rayo de la tierra, este último en Fuente del Maestre.

ROQUERA-DEL-CASTILLO [rrokéra-del-kahtiyo] nom.  roquero solitario

Pájaro esquivo e insociable, que permanece todo el año en sus querencias

Estas suelen ser cortados, laderas rocosas o ruínas en cuyas grietas anida.

RÚAR [rruá] vbo.  arrullar

Zurear la paloma y la tórtola.

Ya rúaban las tórtolas en la dehesa.

  • Emparentado con el port. rola ‘tórtola’ y rolar. De la voz onomat. ru que imita el sonido del palomo.

RUBIBLANCA [rrubiblánka] nom.  collalba rubia

Pájaro de plumaje ocre sobre blanco con las alas negras.

La rubiblanca, con los huevos amarillos y la pájara blanca.

  • Por el color blanco ocráceo del plumaje de su cuerpo. En otros pueblo recibe el nombre de terrona, terronera, terronero o terronito por la costumbre de posarse en cualquier oteadero que destaque sobre el suelo.

SALTOPERICO [saltoperíko] nom.  pececillo de bronce

Insecto fusiforme que vive en las paredes de las casas.

Ya se ven menos saltopericos en las paredes.

VAR. perico

  • Se trata de un tisanuro, como el lepisma o pececillo de plata, provisto de pequeños apéndices abdominales que le sirven para saltar. En Alconchel: saltamarín ‘pez de plata’.

SILGUERO [silgéro] nom.  jilguero

En general, pájaro fringílido de canto melodioso.

silguero de los bonitos: jilguero

silguero de los feos: verdecillo

  • El primero destaca por la mancha amarilla de su cara y la franja roja de las alas en  contraste con su pariente, de plumaje menos vistoso. Del ant. sirguero, derivado de sirgo  ‘tela de seda’ (lat. sericu ‘seda’), porque sus colores recuerdan los de los paños antiguos de este tejido. Así en El Quijote (2ª p. cap. 37), en boca de Sancho Panza: “Yo he oído decir a un boticario toledano que hablaba como un silguero que donde interviniesen dueñas no podía suceder cosa buena” (Citado en AUTORIDADES).

TABACOSO [tabakóso] nom.  petirrojo

Pájaro con la garganta y el pecho de color rojo anaranjado.

¡Vas a caer como un tabacoso!

  • Se dice esta frase con intención amenazadora pues este pájaro, por su extrema candidez, es muy fácil de cazar; si bien es menguada presa, ya que de alguien con poca chicha se dice que tiene menos carne que un tabacoso. Llamado así por el color aproximado al del tabaco de la mancha que le caracteriza, distintivo que le ha acarreado además el sobrenombre de “hermano de la cruz”. A sus características físicas y anímicas, aluden otros nombres vernáculos de la prov. como: coloraete, chaleco, matansero, pechito rojo, pechuguita, pimentero, bobate, bobito, tontón, tontito…

TABARRERA [tabarréra] nom.  avispa zapadora

Himenóptero de picadura dolorosa que anida bajo tierra.

Los herretazos de la tabarrera escuecen mucho.

SIN. ovispa terrera

  • De tabarro ‘tábano’ (según el DRAE, que desconoce su origen), y en And. ‘especie de avispa algo mayor que la corriente, y cuya picadura causa intenso dolor’. Parece que es una variante dialectal de tábano (en VIUDAS también aparece como nombre de este díptero, así como su der. tabarrera ‘nido de avispas’). En cualquier caso, una tabarra de insecto.

TANQUINA [tankína] nom.  ranita meridional

Anfibio de pequeño tamaño y color más uniforme que la rana común.

  • Se camufla entre la vegetación de la charca donde vive encaramada.

TONTO [tónto] nom.  colirrojo tizón

Pájaro negro que agita con frecuencia su cola rojiza.

SIN. carbonero

  • De la misma familia que el petirrojo o tabacoso, suele mostrarse como éste muy manso y confiado ante la presencia humana.

TORDAL [tordá] nom.  zorzal

Nombre de distintas especies de pájaros (túrdidos).

tordal del país: zorzal charlo (es sedentario).

tordal habao: zorzal común (densamente moteado).

tordal chico: zorzal alirrojo (más pequeño).

Para el DRAE, tordo (lat. turdus) y zorzal (ár. zurzal) viene a ser la misma clase de pájaro. Si se cruzan o mezclan los dos nombre, el resultado no puede ser otro: tordal.

TORDO [tórdo] nom.  estornino

Pájaro negro que se agrupa en chillonas bandadas.

Por las pintas blancas que en invierno salpican su brillante plumaje negro.

TRIGUERA [trigéra] nom.  triguero; alondra

Pájaro de discreto ropaje pardo listado.

Aunque el aláudido no sea de la misma casta que el triguero  (emberícido), su pelaje y tamaño son parecidos, así como sus hábitos alimentarios: Proliferan en los campos de cereales donde se alimentan preferentemente de granos.

VILANO [biláno] nom.  milano

Ave rapaz.

Vamos a la guerta del ton-toronjil 

a ver al vilano comiendo perejil.

El DRAE conserva esta forma de vilano ‘milano’, si bien tachándolo de ant. (uso anticuado).

VIOLÍN [biolín] nom.  violero

Mosquito pequeño que produce un zumbido muy agudo.

SIN. →pínfano

En DRAE, violero ‘mosquito’.

VOLANDÁ [bolandá] nom.  vuelo, volada

Acción de volar cierto trecho de una vez.ç

Al ecercarme dio una volanda y se alejó.

De volandas.

YÉGUA [yégua] nom.  chochín

Pájaro diminuto de corta cola distintivamente levantada.

Por su actitud cuando está alarmado: Corre aceleradamente ocultándose en el matorral, con la agilidad que le dan sus largas patas.

YESCA [yéhka] nom.  plumón

Pelusa verdosa con el que nacen las crías de algunas aves.

– yesquero, aplicado al polluelo, que tiene esta yesca

Por semejanza con la yesca u hongos secos de la corteza de los árboles.

ZARZALERO [zarzaléro] nom.  papamoscas gris

Pájaro de aspecto insignificante que caza insectos al vuelo.

Vive en matorrales y arbustos espinosos como zarzas o zarzales

ZUMBÓN [zumbón] nom.  abejorro, moscardón

Insecto que zumba mucho al volar.

De zumbar.

ZURRIMICLE [zurrimícle] nom.  cernícalo

Pequeña ave de presa.

De cernícalo (lat. cernículu ‘cedazo, cribo’, por el vuelo pausado y oscilante cuando busca su presa cerniéndose en el aire) o mejor cernícale, con desarrollo posterior de una e de refuerzo en la articulación de r implosiva (cerrnícale > cerrenícale), asimilación y síncopa de la vocal postónica (cerreníquele > cerrenicle), cambio de nasal (cerremicle) y cierre de las vocales pretónicas (zorremicle y zurrimicle). Proceso que se puede reconstruir a través de estas y otras variantes localizadas en Extr.


Leer el paisaje

Descubriendo las tierras de España guiado por sus escritores

Así se habla

Diccionario Corito

Extremadura de la A a la Z

En cada villa sus maravilla y en cada lugar su forma de hablar.

Palabras con raíces

Vocabulario Tradicional de Feria (Extremadura)

Soñando caminos

Yo voy cantando, viajero a lo largo del sendero...

LA CORREDERA

Ecos de Feria: Fiestas, eventos y vida cotidiana.

Ser en la vida romero

Romero solo que cruza siempre por caminos nuevos...

Yo estuve aquí

LO QUE HAY QUE VER

Senderos de Feria

Rutas por los paisajes de Feria (Extremadura)

La vida sale al encuentro

Si realmente amas la naturaleza, encontarás la belleza en todas partes (Vincent van Gogh).

Las palabras de la tribu

Tesoro de voces extremeñas empleadas en Feria