Archivos del mes: 24 julio 2011

Dame tu palabra

Contribuye con tus palabras en la elaboración del diccionario colectivo de nuestra localidad: Pulsa aquí.

Anuncios

Cinco hojas de higuera

Trae por armas, en campo de oro cinco hojas de higuera de sinople, puestas en sotuer. (Sobre fondo amarillo, cinco hojas de higuera verdes colocadas en aspa).

Se trata del escudo de armas del linaje de los Figueroas, que tras campar a sus anchas por estos parajes, fue adoptado de hecho, y así se viene considerando tradicionalmente, como emblema heráldico de la Villa de Feria. Y como tal aparece en el diccionario de Madoz: «Esta villa hace por armas, en escudo dorado, 5 hojas verdes de higuera».

Tras su origen, el rastro nos conduce hasta una época tan remota y oscura como la Alta Edad Media, por lo que ya la hiedra de la leyenda ha cubierto las ruinas de la historia; allá entre la niebla misteriosa de una tierra, la gallega, donde los límites entre lo real y lo mágico son tan imprecisos. Y adonde vamos a trasladarnos a renglón seguido.

Concretamente a una aldea del concejo de Abegondo, a tiro de piedra de Betanzos. Asiento de las posesiones de una familia de rancio abolengo, cuya presencia se halla atestiguada por la torre blasonada que se levanta entre las suaves y verdes colinas de este lugar cuyo nombre nos sonará al menos: Figueroa.

Solar y cuna de este antiquísimo linaje, que los viejos genealogistas hacen remontar a la monarquía visigoda. Con el avance de la Reconquista pasarán a León y a Castilla hasta que ya, en el ocaso de la Edad Media, Lorenzo Suárez de Figueroa (Señor de la Torre de Montuerque, y de la Casa de Figueroa , Comendador mayor de León de la Orden de Santiago, para la que se vio elegido Maestre en 1387; y uno de los gobernantes del reino, como miembro del Consejo de Regencia durante la minoridad del Trastámara Enrique III) Consigue de este monarca, y para su primogénito, el Señorío, después Condado y, a partir de 1576 Ducado de Feria, etc. etc.

Pero esto sucedió ayer mismo, como quien dice, y a partir de aquí el camino se allana y despeja, siendo de sobra conocido y transitado.

Regresemos, por tanto, al Pazo de los Figueroas, en cuyo portalón de entrada nos topamos de golpe y porrazo con el blasón de las cinco hojas de higuera. Y desde aquí viajar, a través del tiempo, hasta los albores del Medievo, retrocediendo la friolera de 1212 años.

Preparados, listos…, ya.

Nos hallamos en el año 784. La brava España ha doblado la cerviz bajo el yugo del Islam: Los musulmanes son ahora los dueños y señores de toda la Península. Apenas un puñado de cristianos ha logrado refugiarse entre las escabrosas montañas del norte donde habitan los indómitos cántabros y astures. Con ayuda de éstos, y luego de varias escaramuzas, han conseguido ahuyentar a los invasores, resistiendo ferozmente en la cornisa, una estrecha faja de tierra de alocada orografía, que ya se desparrama por la marina gallega.

El reyezuelo de este embrión de reino es a la sazón un tal Mauregato (El hijo de la mora cautiva o maurae capto). «Un bastardo —según oímos comentar en voz baja— concebido noramala en el vientre de una sierva, que ha usurpado el trono con ayuda de los sarracenos, tras rivalizar con los partidarios del legítimo sucesor».

En consecuencia, no sólo suspende las hostilidades contra los invasores, sino que se declara su vasallo obligándose al pago de un tributo anual en señal de sumisión y dependencia. Tributo que consiste, entre otras gabelas, en la entrega de cien doncellas cristianas —cincuenta nobles y cincuenta de la plebe— para engrosar y renovar los harenes de los caudillos y gerifaltes árabes.

Desde nuestra privilegiada atalaya, asistimos estupefactos e impotentes a un lamentable espectáculo: Las gentes del rey, después de arrancarlas por la fuerza de sus hogares, conducen a las doncellas a una fortaleza que hay cerca del desembarcadero de Betanzos, donde serán recogidas por los moros para trasladarlas en sus galeras hasta al-Andalus. Deshechas en llanto las jovencísimas criaturas van mesándose los cabellos y arañándose sus bellos rostros, desfigurándose para aparecer feas a los ojos de los enemigos de su tierra.

Entre ellas se encuentran las hijas de un hidalgo de estirpe goda, caído en desgracia por apoyar al depuesto Alfonso, legítimo heredero de la corona. Pero este noble caballero no se resigna a perder a sus hijas; sino que, de acuerdo con sus hijos varones y con el apoyo de sus leales, está dispuesto a vender cara su honra encabezando la sublevación contra tan afrentoso e infame tributo.

La emboscada ha sido tramada sin dejar un cabo suelto: Varios hermanos envueltos en velos femeninos se mezclan con las doncellas, otros se apostan al acecho para alertar a los demás, que aguardan expectantes el momento oportuno al amparo de unas higueras que hay allí cerca.

Y ante el primer desembarco, caen como halcones sobre los desconcertados musulmanes. En vano intervienen los guerreros de la escolta; más y más hidalgos, infanzones y villanos blandiendo armas, aperos o estacas salen de entre las higueras y acometen con furia a los enemigos hasta que consiguen derrotarlos y liberar a las doncellas.

La lucha ha sido tan encarnizada que, a la postre, podemos presenciar cómo el padre y los hermanos de las jóvenes que desencadenaron esta hazaña, habiéndoseles roto las

espadas, arrancan ramas de las higueras y empuñándolas como armas siguen arremetiendo con ellas: Ramajes que después colgarían orgullosamente en el dintel de sus puertas y ventanas.

Hasta aquí nuestra incursión en el pasado.

Se cuenta que, en recuerdo de estos hechos, los hijos de este bravo hidalgo pusieron en su escudo unas hojas de higuera y sus descendientes fueron conocidos con el sobrenombre de Figueroa. Acontecimiento que todavía sigue en boca de la gente de aquellos lugares y que algunos quieren atisbar en la toponimia: Así, Peito Bordelo, o pacto del oprobio; Las Traviesas, donde los moros fueron atravesados; Ardemil, porque allí ardieron mil; Valdoncel o valle de las doncellas, amén de Figueroa, derivado de figuera «higuera».

La literatura también se encargaría de recoger esta tradición; como botón de muestra valga este fragmento del Carlo Famoso (1566) de Luis de Zapata:

Las cinco verdes hojas de la higuera

En el escudo de oro bien pintado.

Que así a los suyos de la Edad primera

Los Condes de Trastámara han dejado:

Son las armas de los que en tal manera

De Figueroa, como ellos, se han llamado.

Los que traen estas hojas: por sus gentes

Son caballeros claros y excelentes.*

O este romance de Herbella del Puga, que data ya de 1814:

Presentados los Figueroas,

que heroicos recuperaron

de los moros las doncellas

del feudo de Mauregato:

Cuando al ver que las llevaban

cautivas, perros malvados,

para su Peito Burdelo,

valiente se abalanzaron

a unos ramos de higueras

con los cuales batallaron;

vencido el enemigo,

quedaron dueños del campo,

restituidas las doncellas

a sus casas y palacios,

y CINCO HOJAS DE HIGUERA

en su escudo colocaron.

El Agua

B

BOQUERÓN

Brocal, muro del pozo que rodea la boca para evitar que alguien caiga en él.

* * * * *

Duelos y quebrantos (A-B)

AFISIA [afísia] nom. asfixia

FAM. afisiarafisiante

Abre la ventana que te vas a  afisiar con tanto humo.

  • Por asimilación de la -s a la consonante sorda siguiente (sf > f) como en refriao‘resfriado’ oblafemar. El DPD prescribe pronunciar [asfiksia] no [aksfisia]. Pronunciación que, en cualquier caso, pone al borde de ese trance al extremeño que lo intente por muy redicho que sea.

AGARRAR [agarrá] vbo.  prender

Reaccionar la vacuna formando una pústula.

  • Tras la vacuna contra la viruela (llamada Herodes de los niños por sus estragos), se decía que a uno le había agarrao cuando le criaba una botana o postilla que, al desprenderse, dejaba una cicatriz indeleble en la piel. Señal que aún pueden lucir en su madurez muchos que nacieron en las décadas centrales del siglo pasado.

AHOGAÍLLA [ahogaíya] nom. ahogadilla, aguadilla

Zambullida que se da a alguien sumergiéndole la cabeza.

Como me hagas  una ahogaílla, me las pagas.

FAM. ahogarahoguina

  • Deambuló sin papeles hasta que el Drae reconoció el término ahogadilla en 1992. Es muy corriente también en And. (No me baño porque te gusta dar ahogadillas). Si lo incluimos aquí es porque en sus pronunciación convergen tres rasgos fonéticos distintivos del habla local (aspiración de la h < f, pérdida de la d intervocálica y yeísmo), que lo alejan de la prosodia oficial: [ahogaíya] frente a [aogadílla].

AHOGUINA [ahogína] nom.  ahoguíocongoja.

Sofoco o fatiga en el pecho o que entorpece la respiración.

Sintió una ahoguina por dentro, como si le faltara el aire.

  • De ahogo, como sofoquina de sofoco. Con aspiración de la h como ahogar(lat. offocare).

ANDANCIA [andánzia] nom. andancio, contagio

Enfermedad epidémica pasajera y de poca importancia.

Hay mucha gente con cagalera, tiene que haber andancia.

  • Aunque anda por estas tierras, el DRAE localiza esta variante en And. y Amér., remitiendo a la más extendida andancio, forma masculina localizada ya en el dialecto astur-leonés (andanciu ‘enfermedad del tiempo, epidemia’, que se extendería al cast. más próximo, donde es considerado un leonesismo. (Del port. andaço ‘Qualquer doença de carácter epidémico’ por el gall. andazo‘epidemia benigna’, que viene del lat. *adnatio ‘excrecencia, brote –de enfermedad en este caso– der. de nasci ‘nacer’). En su expansión hacia el sur (Sal., Extr. And.) se contagió muy pronto de andar y sus derivados hasta igualarse con andancia, forma ant. de ‘andanza’, (aún viva el habla de la zona); para recalar también en Amér. (México, Cuba, Venezuela…)

AÑUJARSE [añuháse] vbo.  añusgarse, atragantarse.

Atascarse el tragadero con comida.

Come despacio que te vas a añujar.

SIN. →atorar

  • Ensordecimiento de la g sonora por influjo (asimilación) de la -s como en →dijusto‘disgusto’, propia de las hablas meridionales. (Lat. innodicare ‘atragantarse como si se hubiera hecho un nudo’, de innodare ‘anudar’). En otras partes de Extr.: añogar(Mérida) añugarse y añurgar(provincia de Cáceres).

APÉNDICE [apéndize] nom.  apéndice cecal

Lo han operao de l’apéndice (del apéndice).

  • Trasformismo genérico por fonética sintáctica como alambre y otros sustantivos masculino que empiezan por a- que suelen adoptar una falsa forma femenina por aféresis de la vocal del artículo (l’alambre gorda y la delgá). El DPD sentencia que este sustantivo es masculino en el español general culto: el apéndice.


ARAÑÓN [arañón] nom. rasguñoarañazo

Salió del zarzal lleno de arañones.

SIN. rajuño

  • Aum. de araño ‘arañazo, rasguño’. (En port. arranhão). De arañar.

ARRENGAO [arrengao] adj. derrengado,  fatigado.

Doblegado o encorvado por exceso de carga o trabajo.

Voy a sentarme que vengo arrengao.


ARRENGAR [arrengá] vbo. derrengar, deslomar.

Doblegar el cuerpo por el peso de una carga o de los años.

Lo arrengó de un estacazo en el lomo.

FAM. →arrengao (f. arrengá)

  • También y especialmente se puede arrengar el burro por exceso de carga. Con prótesis de la a-en rengar ‘descaderar’ (lat. renicare ‘lastimar los riñones’, de renes‘riñones’) variante dederrengar ‘descaderar, lastimar gravemente el espinazo o los lomos’. Tanto el vbo. (Le dio tal palo que lo arrengó) como el adj. (Con el reuma quedó muy arrengao) se oyen también con acento andaluz. Se usa más el pronominal arrengarse.

ARRESTÍN [arrehtín] nom.  arestínsarna reseca

Afección de la piel que se cubre de excoriaciones y costras.

Más arrestín que un gato, se dice que tiene una persona repulsiva y repugnante.

FAM. →arrestinoso.

  • Aunque es una enfermedad que afecta a los gatos y otros animales domésticos, se aplica también a las personas por desprecio y escarnio. De arestín ‘sarna’ en And. y Amér., con refuerzo de la vibrante (r > rr). Los diccionarios antiguos (COVARRUBIAS, AUTORIDADES) definen el arestín como “género de sarna seca que despide el humor a modo de caspa o salvado”, esta caspa a modo de salvado se pudo comparar con la aresta (de donde deriva), actual arista ‘estopa basta, llena de pajillas, que queda del lino o cáñamo, después de rastrillado’, por la apariencia de la piel del animal atacado por esta afección cutánea.

ARRESTINOSO [arrehtinóso] adj. arestinadosarnoso

Que padece sarna o arestín; roñoso, enteco y de aspecto repulsivo.

ASOLANARSE [asolanáse] vbo. insolarse

Coger una insolación, enfermar por excesiva exposición al sol.

Te vas a asolanar como los membrillos.

FAM. asolanao

  • Como la fruta que se estropea cuando le da mucho el sol. En DRAE, asolanar ‘dañar el viento solano la mies o la fruta’, de acuerdo con la etimología: De solano ‘viento que sopla de donde sale el sol’ o de solana (Der. de sol).

ATORARSE [atoráse] vbo. atragantarse

Come tranquilo que te vas a atorar otra vez.

FAM. atorao

  • En DRAE, atorar (lat. obturare ‘cerrar’) ‘atascar, obstruir’ como acepción principal, reconociendo esta de ‘atragantarse con la comida’ en Amér. Se usa también en otras regiones de España.

AVENTAR(SE) [abentá] vbo. atizar, golpear; lanzarse, abalanzarse

Dar o asestar un golpe.

Del puño que le aventó, le puso el ojo a la virulé.

Arrojarse bruscamente y sin miramientos contra algo o alguien.

Se aventó sobre él y ábate lo mata.

  • De aventar ‘echar al viento algo, especialmente los granos que se limpian en la era’. Como vbo. prnl. por ‘arrojarse violentamente’, el DRAE, lo considera propio de Colombia, Honduras y México.

BARRIGAZO [barrigázo] nom.  panzada, tripazo

Golpe dado al caer o tirarse de panza o barriga.

Se pegó un barrigazo contra el agua.

  • También en And., barrigazo ‘caída de bruces y golpe dado con el vientre o en el vientre’, y otras partes: Con la expresión pegar barrigazos, se conocía en la mili jocosamente al hecho de arrojarse al suelo con el fusil en los ejercicios de instrucción.

BOLACHA [bolácha] nom.  bofetada, guantazo

Golpe en la mejilla con la mano abierta.

Si te doy una bolacha, te quedas con ella.

SIN. chuleta, chuletazo, guantá, mitra

  • Es un lusismo: En port. bolacha es una ‘galleta’, der. de bolo ‘bollo’; con el uso coloquial de ‘bofetada’ (Lo mismo que galleta o torta en cast.). Es también una ‘rotonda’, en Angola  y una ‘masa de caucho en bruto’ en Bolivia, por contacto con el brasileño.

  • BOMBÓN [bombón] nom. capirotazo, toba.

Golpecito que se da con un dedo impulsado tras ser retenido con el pulgar.

Se dan bombones en la frente, detrás de la oreja…

  • De la onomatopeya bon-bon de los golpes que se da como castigo al que pierde en el juego de naipes llamado de los bombones.

Duelos y quebrantos (C-D)

CALENTURA [kalentúra] nom.  fiebre;  excitación sexual

Ni calentura con frío, ni marío en casa continuo.

calentura dormilona: fiebre que produce boqueras o excoriaciones en la comisura de los labios (herpes simple).

  • En DRAE con estas mismas acepciones, si bien considera la segunda como vulgar en Argentina y Uruguay. Y como tal se usa en el cono sur del continente americano, además de calentar ycalentón ‘persona que con facilidad se excita sexualmente’, der. de caliente que ya aparece en DRAE como ‘propenso al apetito sexual y excitado sexualmente’. De cualquier forma se trata de voces muy corrientes en el habla de la calle y recogida en los diccionarios de jergas o argot, dado los remilgos académicos en estos asuntos. En cuanto a la primera acepción ya es entendida por AUTORIDADES como ‘destemplanza de la sangre por calor extraño’, con la expresión  salir a los labios la calentura que “se dice quando después de haverla padecido salen unas pupas a los labios y al rededor de la boca, y es quando alguno ha explicado algún sentimiento u disgusto que tenía oculto y reprimido”; y CERVANTES hace morir a Don Quijote tras “una calentura que le tuvo seis días en la cama” (2ª, LXXIV). Se trata por tanto de un vocablo de acreditada solera en la lengua, aunque se vea cada vez más marginado en los arrabales de lo evitable suplantado por fiebre y otros inventos clínicos como hipertermia, supuestamente más presentables.

CASCAR [kahká] adj.  poder a uno, pegar.

Dominar a alguien físicamente y ser capaz de vencerle en una pelea.

Era un gallito que alardeaba de cascarle a tos los muchachos.

SIN. zumbar

  • Deducible de uno de los significados de cascar ‘dar golpes a alguien’, más empleado como ‘rajar’ y  ‘charlar’.

CASTREAR [kahtreá] vbo.  pegar, zurrar

Como no te calles, te voy a castrear.

FAM. castreo

SIN. caldearcalentarcascarcobrarharrear

  • De castrar ‘capar’, y además ‘quitar a las colmenas panales con miel, dejando los suficientes para que las abejas puedan mantenerse y fabricar nueva miel’. Los verbos en -ear de acción reiterativa, como reculearlambuceargañotearproliferan en el habla local aparte de los oficialmente reconocidos, caso de besuquear o pisotear.

CHIFARRÁ [chifarrá] nom.  herida, cicatriz

Herida y señal que deja después de cicatrizar.

Se cayó del barranco y se hizo una chifarrá de miedo.

FAM.  chifarrónchifarrarsechifarrao

  • Como el port. chifra ‘una cuchilla’ (chifla ‘espadilla’ en cast.), chifrar ‘cortar’ ychifrada, procede del ár. xifra ‘chaira de zapatero, navaja de barbero’. Debe considerarse uno de tantos portuguesismos  antes que un arcaísmo emparentado con el ant. xiferada, actual jiferada ‘golpe dado con el cuchillo del jifero’ deriv. de xifa o jifa ‘desperdicio del matadero’, procede tdel ár. hispano ğifah ‘carroña’ (AUTORIDADES cita estos versos de Quevedo que no me resisto a reproducir: “Descosido trae el cuerpo / a xiferadas Gorgolla / mui cerca de ensabanar / sus bienes y la persona”). En And. también se oye chifarrá con su sentido etimológico ya matizado de ‘herida alargada y poco profunda’, y en Extr. la variante chinfarrá ‘herida superficial’ junto a chinfarradachinfarratá y cuchifarrá con el valor original de ‘puñalada, cuchillada o herida grande producida por un objeto cortante’,  por cruce de cuchillo en el último casos.

CHINOTAZO [chinotázo] nom.  chinazo

Golpe dado con una china o guijarro.

  • De chinote ‘china, piedra pequeña’, en el habla local.

CHULETAZO [chuletázo] nom.  bofetada

VAR. chuleta

  • Aum. de chuleta forma coloquial por ‘bofetada’.

COGÍO DE LA LUNA [cohío de la lúna] loc.

Niño de pañales que tiene escocida la entrepierna.

  • Relacionado con alunarse ‘inflamarse’. En Albalá, según VIUDAS, se dice cohido de la luna del ‘niño que tiene escocidos los muslos o la entrepierna’; y en Mérida, cogida de de la luna ‘dícese de la hembra en celo’.

CORTAÚRA [kortaúra] nom.  cortadura

Se hizo una cortaúra en el deo con la navaja.

  • Sirva de muestra este sustantivo verbal en -(d)ura de ‘acción y efecto’ por tantos otros como:  capaúra,  escalabraúra,  escoceúra,  mataúra,  moraúra,  quemaúra, quebraúra, rozaúra, etc.

CUESCO [kuéhko] nom.  coscorrón

Golpe en la cabeza.

Como es tan alto se dio un cuesco al entrar por la puerta.

  • Como cosque o el mismo coscorrón, de la onomatopeya kosk del golpe. En DRAE ‘hueso de la fruta, puñetazo y pedo ruidoso’  y también ‘pedo ruidoso’ como coloq. entre otros.

CULAZO [kulázo] nom.  culada

Golpe en las nalgas al caer sobre ellas.

  • El DRAE reconoce muchos derivados en –azo de nombres de objetos a propósito para dar golpes como bastonazo, estacazogarrotazohachazolatigazoporrazo, zurriagazo y muchos más, pero ignora otros tan familiares para nosotros como   →barrigazo,  cabrestazo,  chinotazo,  herretazo,  piñascazo,  taramazo,  vastigazoverduscazo…, formados según el mismo patrón de “golpe que se da con…” Aunque puestos a golpear a alguien, le podríamos atizar desde un cagalutazo (pongo por caso) hasta un marrazo.

CULEAR [kuleá] vbo.  dar un masculillo

Golpear el trasero a alguien entre varios que lo sostienen y mueven contra un obstáculo.

FAM. culá, →culazoreculeardesacular

  • En DRAE ‘mover el culo’ y, en Amér., ‘realizar el coito’, además de referido al coche que lo hace al patinar o coger una curva.

CULEBRO [kulébro] nom.  herpes zóster, culebrón

Sarpullido en forma de verdugón que rodea el cuerpo.

  • En la jerga médica es conocido como ‘herpes zóster’, infección producida por un virus con desarrollo de erupciones cutáneas a lo largo del trayecto de un nervio espinal. El DRAE recoge las var. culebrilla ‘enfermedad viral que se manifiesta por un exantema en el que las vesículas se disponen a lo largo de los nervios, por lo cual son muy dolorosas’  y culebrón ‘herpes zóster’. La superstición popular presagiaba la muerte del interfecto por estrangulamiento si la cola de la culebra se juntaba con la cabeza.

DESBLANCUZAO [dehblankuzáo] adj.  pálido, demacrado

Está mu desblancuzao, parece enfermo.

var. esblancuzao

  • De blanco, pero más próximo semánticamente al port, esbranquiçado ‘pálido’ o al gall. esbrancuxado ‘id.’ que al cast. desblanquecido ‘blanquecino’.

DIJUSTO [dihúhto] nom.  disgusto, desazón

Fue más grande el susto que el dijusto.

sin. caldeo

fam. dijustar(se), dijustao

  • Asimilación sg > j producida por influjo de la aspiración (sorda) de la -s, que se propaga a la consonante (sonora) siguiente y al invadirlo transforma la g (velar sonora) en j (velar sorda), como en añujar, ejince o mujo por añusgar, esguince o musgo respectivamente. En caso de sb el resultado es f  (resbalón > refalón).

DISIPELA [disipéla] nom.  erisipela

Inflamación de la piel acompañada de fiebre.

  • Se trata de uno de tantos nombres populares de enfermedades como ambolia ‘embolia’, anzuelo ‘orzuelo’, tataratas ‘cataratas’, tiricia ‘ictericia’, etc. que pasamos por alto, ya que no pertenecen en realidad a nuestro patrimonio léxico sino que son corrupciones vulgares de la jerigonza médica.

Duelos y quebrantos (E-G)


EJINCE [ehínce] nom.  esguince

Torcedura o distensión de una coyuntura.

Se lastimó y le ha dicho el médico que tiene un ejince.

SIN. recalcón

  • Asimilación sg > j >[ h] (→disgusto).

EMBERRENCHINARSE [emberrenchináse] vbo.  enconarse, irritarse

Inflamarse, empeorar una herida o llaga.

Se ha emberrenchinao la herida de tanto tocártela.

FAM. emberrenchinao

  • Próximo semánticamente al dialectal leonés berruncho o berrunchón ‘inflamación, hinchazón o divieso’ (lat. varus ‘grano’), cayó bajo la atracción de berrinche (Para el Drae, emberrenchinarse o emberrincharse es algo así como ‘coger un berrinche’).

ENCORCHARSE [enkorcháse] vbo.  embotarse, acorcharse

Insensibilizarse por la hinchazón una zona dolorida del cuerpo.

FAM. encorchao

  • En DRAE con otros significados relacionados con los tapones de corcho de las botellas y las colmenas de corcho de las abejas, pero reconoce acorcharse con este mismo sentido.

ENDEBLINO [endeblíno] adj.  débil, endeblucho

Que tiene quebrantada la fuerza o la salud.

  • Dim. de endeble.

ENTALLAO [entayáo] adj.  pillado, aprisionado

Oprimido en lugar estrecho o por algo que te daña.

Chillaba como una rata entallá.

ENTALLAR [entayá] vbo.  pillar, entrizar

Coger aprisionando, quedar atrapado y oprimido en algo.

Me he entallao el deo con la cancilla.

FAM.entallao, →entallón

  • Después de significados principales como ‘hacer figuras de relieve en madera, bronce, mármol, etc.’, el DRAE (de en– y tallar ‘cortar’) localiza esta acepción de ‘dejar algo aprisionado’ en algunas partes (1992). Y en verdad que da la impresión de haber oído campanas y no saber dónde: Ya que primero (en ediciones anteriores) la localiza en Extr.; y después (edición vigente), en León y Sal.: Me entallé el dedo con una puerta. Es cierto que se oye en algunas comarcas del antiguo reino de León lindantes con Galicia y Port., por lo que rastreando su origen en el gallego-port. nos tropezamos con entalar ‘oprimir, entablillar’, der. de tala ‘tablilla para inmovilizar un miembro herido o para asegurar apretando otras piezas’ (de origen discutido, quizá de lata por metátesis). Debemos considerarlo un occidentalismo de origen port. de arraigada extensión y vitalidad en Extr.: Tanto en la alta (en Brozas: ‘pillar, los dedos con una puerta por ejemplo’), como en la baja (En la comarca de Mérida con el mismo sentido: ‘Quedar agarrado, oprimido en algo’; por ejemplo, un dedo en una puerta); compartiendo el territorio con entrillarse ‘cogerse los dedos con una puerta’.

ENTALLÓN [entayón] nom.  contusión, machucón

Golpe y aplastamiento con algo contundente.

Vaya entallón me he pegao con la puerta del coche.

  • Es el golpe y el daño consecuente (acción y efecto de entallar), que suele provocar una equimosis o magulladura.

ENTELERÍO [entelerío] adj.  aterido

Sobrecogido o pasmado de frío por falta o escasez de ropa.

SIN. arrecío, entumío.

  • Habitualmente en la expresión estar en telería, y con referencia a la escasez de ropa que lleva alguien, sea hombre o mujer, para lo requerido por el tiempo. En Drae: entelerido (origen incierto) ‘sobrecogido de frío o de pavor’.

ENVACUNAR [embakuná] vbo.  vacunar

Te tienes que envacunar contra el tétanos, por si acaso.

  • Por influjo de otras como embarrar, emborrachar, empedrar, envarbascar, envenenar, etc. que prefijan la preposición en para convertir en acción la idea del nombre, como encabezar. En principio vacuna ‘relativa al ganado bovino’ era una enfermedad infecciosa padecida por las vacas, que produce unas pústulas de las que se extrae pus con microbios o virus patógenos, que inoculado al hombre, le inmunizaba contra la viruela (→agarrar).

ESCANGALLAO [ehkangayáo] adj.  desmadejado, descoyuntado

Sin fuerza, que no puede con su cuerpo.

FAM. descangallao, cangallón

SIN. desmanganillao, dejuadramillao

  • El DRAE recoge descangallar o descangayar (del gall. y port. escangalhar der. de cangallo o cangalla) ‘desmadejar, decomponer, descoyuntar’.

ESNUCAR [ehnuká] vbo.  desnucar

Descoyuntar los huesos de la nuca.

Se cayó p´atrás y abate s´esnuca.

VAR. esnocar

  • Frente a des- (negación) permanece el prefijo es- (escalabrar, escarriar, ejuadramillar, esmayar, esnucar, estripar,…), procedente del lat. ex- de separación o alejamiento, en algunos casos que no se oponen a un primitivo sin prefijo (desentrapar se opone entrapar) mientras que el castellano tiende a confundir tal distinción imponiendo des- (desnucar, descalabrar, etc.)

ESTIRANCAR [ehtiranká] vbo.  descoyuntar, estrangular

Estirajar a alguien hasta dislocar o desencajar sus miembros.

Como te entalle, te voy a estirancar.

FAM. estirancón

  • Se pierde la -r final en todos los infinitivos [abentá, ehnuká, entayá, gomitá…] y otros nombres que la lleven [muhé, pahtó]. Esta pérdida se mantiene ante pronombre enclítico [ařengáse, aventále, matálo].

FACATÚA [fakatúa] nom.  fechoría, barrabasada

Trastada de graves consecuencias, tropelía, desmán.

Parece que te escondes…, ya has hecho otra facatúa.

VAR. zacatúa

SIN. estrampía, quehieda, trastá, zapatiesta.

  • Del port. falcatrua ‘fraude, trampa,’; como falcatruada ‘id’; (también el gall. falcatrúa ‘tropelía, diablura’ abunda en el sentido negativo de truhanería que tiene en la localidad; así como la ast. falcatrúa y zacatrúa ‘trampa, fraude, bribonada, travesura, fechoría’).  De oscura etimología, posiblemente relacionado con falca ‘astilla, cuña’ y truhán, que la etimología popular alteró relacionándolo con faca ‘cuchillo corvo’. En otros pueblos de Extr. localizamos falcatúa o farcatúa como ‘mala faena, acción fea y dañosa que se hace a otro’ y zacatúa como ‘riña, disputa; estropicio, destrozo’ y también (en Piornal) ‘travesura, faena de muchacho’, variante esta última por vacilación la fricativa sorda inicial: f > z ( labiodental /interdental).

GARRASPERA [garrahpéra] nom.  carraspera

Aspereza de la garganta que se aclara tosiendo levemente.

FAM. garraspear.

  • Por sonorización de la velar inicial, como gabina ‘cabina’. El DPD considera errónea esta forma.

GOMITAR [gomitá] vbo.  vomitar, arrojar

Devolver la comida cuando sienta mal.

Tengo ansias, ganas de gomitar.

FAM. gómito, gomitona.

  • Esporádicamente se producen vacilaciones y trueques entre las oclusivas sonoras b, g (la d suele perderse) caso de agüelo (o a la inversa, en bujero) Es una forma bastante extendida en las hablas occidentales y meridionales. Excluido del drae, es reconocido como variante popular de vomitar en Port., Galicia, y en la mayoría de las hablas y dialectos regionales (Ast. León, Sal., Extr., And., y Can.) Ya Covarrubias (1611) consigna este término y sus derivados como “palabras groseras y bárbaras”.

GORULLO [gorúyo] nom.  chichón

Bulto en la cabeza a consecuencia de un golpe.

Se pegó un coscorrón en el techo y le salio un gorullo.

SIN. bollo.

De la forma dialectal leonesa borullo por trueque de oclusivas sonoras (→gomitar), variante de la castellana antigua borujo ‘hollejo que envuelve la uva y residuo de la aceituna molida’ y luego ‘grumo y bulto’, actual orujo. Formas que proceden en último término del lat. clásico involucrum ‘envoltura’ que se trasluce en el literario involucrar, pasando por el lat. vulgar voruclu. En Asturias buruyo o goruyo es ‘el envoltorio de ropa que envuelve a los niños pequeños’ además de ‘residuo de la manzana exprimida’ y, por extensión, ‘grumo’ como lo volvemos a encontrar en Sal. y que recoge el Drae  con la acepción de ‘pella de lana, masa, engrudo etc.’ para reaparecer en Mérida como borullo ‘apelotonamiento pequeño, gránulo’.

GUANTAÍTA [guataíta] nom.  palamada

Especialmente la que por broma se da a los niños al despedirse

La guantaíta pa la mañanita…

GUANTEAR [guanteá] vbo.  abofetear

Dar de bofetadas o guantazos.

Guanteó al que le robaba las almendras.

FAM. guantá, guantaína, guantaíta, guantón.

DRAE, en And. y Amér. De guante o mejor de guantá ‘guantada’.

GUARRAZO [guarrázo] nom.  batacazo

Caída aparatosa y porrazo consecuente.

Al pasar por tu puerta, pegué un guarrazo,

me levantó tu padre de un ladrillazo.

SIN.barrigazo, costalazo, trastazo, trompazo, tumbazo, zambarcazo.

  • Como el guarro retinto (modernamente llamado cerdo ibérico o patanegra) es en Extr. donde goza de auténtica solera, pero el Drae, ignorando, cuando no desdeñando,  nuestras peculiaridades léxicas, lo considera un producto propio de And. y Sal. por rebasar esporádicamente los márgenes extremeños en ambos territorios.

 

Duelos y quebrantos (H-M)

HABA [hába] nom.  habón, bulto

Hacerle a uno la haba: Apretar con la rodilla sobre el espinazo del que está encorvado en ciertos juegos (p. ext. mortificar, hacer mucho daño).

Tengo un chinote en el zapato que me está haciendo la haba.

  • Por el bultillo en forma de haba que le sale al burro por el roce de la albarda. Aunque se escriba de la misma forma, la diferencia fonética entre la haba extr. y el haba cast., debido a la aspiración de la h < f (lat. faba), influyen en el género del artículo.

HASPEARSE [hahpeáse] vbo.  despearse

Lastimarse, estropearse los pies por andar mucho.

FAM. haspeao (despeado, con los pies lastimados o doloridos de tanto andar).

Llegó haspeao y cojeando después de una larga caminata.

VAR. espejarse y espejao.

  • De despearse ‘maltratarse los pies por haber caminado mucho (dicho de una persona o de un animal)’, que ya el Tesoro de COVARRUBIAS definía como ‘no poder caminar, por auer maltratado los pies el hombre, en el camino por ir descalço, o mal calçado, y la bestia por ir desherrada’ (lat. despedare deriv. de pede ‘pie’).

HERRETAZO [herretazo] nom.  aguijonazo

Punzada del aguijón, picadura de la avispa u otro insecto.

El herretazo de una ovispa lo despertó de la siesta.

Fig, inyección, pulla.

  • De herrete ‘aguijón de algunos insectos’ en el léxico local, con aspiración de la h procedente de f  latina ( lat. ferru  ‘hierro) como haba y las siguientes.

HINCHÓN [hinchón] nom.  tumefacción, inflamación

Hinchazón de una parte del cuerpo.

Salió de la pelea con un hinchón en las quijás.

  • También ‘hartón o hartazgo de algo’, se dice además de la fruta inmadura como los higos cuando están hinchones). De hinchar (lat. inflare). La presencia de la h- en cast. (no así el port. inchar) revela vestigios de una aspiración medieval (finchar), por metátesis de la f interna. Aspiración que se mantiene en Extr.

HUMINO [humíno] nom.  vaharina, asiento estomacal

Fatiga originada en el estómago por digestión dificultosa.

Tengo mal cuerpo, me sube un humino por dentro…

  • De humo (lat. fumu) en el sentido de ‘vapor o vaho’ que exhala los alimentos no digeridos al fermentar en el estómago.

HURGONAZO [hurgonázo] nom.  pinchonazo, aguzonazo

Golpe que se lanza con un objeto punzante.

No me toques las narices que te pego un hurgonazo.

  • Que se puede dar no solo con el propio hurgón de atizar la lumbre, sino con cualquier cosa  pinchuda que se tenga a mano: sea un tenedor, una faca o una horquilla ‘horca de hierro para hacinar la mies’. Según AUTORIDADES, es voz usada de los valentones, lo mismo que hurgón ‘estocada que se tira al cuerpo, por alusión al golpe que se da con este hierro afilado, picando a alguno’ (→hurguiña).

HURGUIÑA [hurgíña] nom.  homiguillo, reconcomio

Sensación nerviosa e impaciente que agita a alguien.

Le entró la hurguiña en el cuerpo y salió corriendo.

FAM. hurgar, hurgonazo, hurgonear

  • También ‘hurguillas, persona nerviosa e impaciente’. Y como el anterior, de hurgar (furicare ‘escarbar’) como fisgonea y escudriña un hurónfuro (‑onis) en lat., aum. de fur ‘ladrón’ (furtivo) porque roba los conejos.

INFASTIO [infáhtio] nom.  empacho, hastío

Desazón o pesadez que causa la comida mal digerida.

FAM. infastiar, infastiao, infastioso.

  • La presencia de la f frente al cast. hastío, nos pone sobre la pista de su posible origen port. como fastio ‘falta de apetite, repugnância à comida’ y enfastiar ‘causar fastio,’ (hastiar) y otros deriv. como fastioso o enfastioso, recogidos en los diccionarios de la lengua hermana. También encontramos enfastiar ‘hastiar’, en las comarcas salmantinas rayanas con Port. (Ribera del Duero y Ciudad Rodrigo); parejo al desus. cast. enhastiar ‘causar hastío’ del ant. enhastío, luego hastío ‘desgana y aborrecimiento del manjar por indisposición del estómago’ así definido por COVARRUBIAS, sin las connotaciones de ‘tedio por los placeres mundanos’ de la literatura religiosa posterior. Del mismo origen que el cultismo fastidio que conserva en DRAE el sentido primitivo de ‘disgusto o desazón que provoca la comida mal recibida por el estómago’; aparte de ‘molestia o tedio en general’ que se generalizó p. ext. (lat. fastidium ‘asco, repugnancia’ < fas(tus) + taedium, algo así como ‘repugnancia, hartura que nos produce el orgulloso y engreído con sus aires de grandeza’).

INFESTAR(SE) [infehtáse] nom.  contagiar, infectarse

Penetrar en un organismo gérmenes patógenos (infectar).

Se echó alcol en la herida pa que no se infestara.

También: plagar, invadir (infestar).

  • Infectar es ‘contaminar o corromper’, mientras que infestar es cuando animales, plantas u otros agentes perjudiciales invaden un lugar (El patio está infestado de ratas). El DPD advierte que no debe confundirse infestar ‘invadir en forma de plaga’ con infectar ‘dicho de microorganismos patógenos, como virus o bacterias, invadir una herida o un organismo causando una infección’. Pero, al coincidir en la zona la pronunciación de ambos verbos [infehtá], tal distinción desaparece dadas las concomitancias fonéticas y semánticas: Los olivos están infestao de barrenillo.

JAMACUCO [hamakúko] nom.  ataque, síncope, lipotimia

Quebranto repentino de la salud (desde un desmayo hasta un infarto).

A tu madre le da un jamacuco desque se entere.

SIN. arrechucho, soponcio, telele, patatús

  • De de zamacuco, coloq. ‘persona tonta, torpe, y abrutada’ y fig. ‘borrachera’ (ár. samakuk ‘necio malicioso’). Ya en AUTORIDADES, además de zamacuco, como ‘el hombre tonto, torpe y abestiado, (se toma también por la embriaguez o borrachera)’, aparece la var. xamacuco puntualizando que “úsase en Andalucía”. De donde jamacuco, recogido en la última edición del DRAE como ‘indisposición pasajera’ (coloq.) por su amplia difusión en el And. donde puede referirse desde a un catarro (Buen jamacuco has pescado por quitarte la chaqueta) hasta a un infarto (A mi tío le dio un jamacuco y está medio muerto), pasando por un desmayo, amago de enfermedad o empeoramiento repentino, entre otros como la referida cogorza.

MALLEGUEAR [mayegeá] vbo.  renquear, cojear

Andar con dificultad por una cojera pasajera o reciente.

El agüelo anda ya mallegueando de una pata.

VAR. malluguear

  • Var. de las extremeñas molleguear ‘andar medio cojeando por tener resentidas las extremidades’ o moyequear procedentes del lat. vulg. mollicare ‘ablandar, flojear’, que por deriv. de molliculus dim. de molle ´blando, flexible, flojo, sin firmeza’, dio en cast. muelle, mollera, mollete, mollar y amollar ‘ceder, aflojar’, entre otras como la equivalente mollear ‘doblarse, flojear’. En cuanto a la var. malluguear (el aguelo anda ya mallugueando) es palpable su contaminación con la siguiente.

MALLUGAR [mayugá] vbo.  magullar

Producir una contusión en alguna parte del cuerpo.

El burro le dio un pisotón y le mallugó el pie.

FAM. mallugón (magulladura, hematoma).

  • De magullar (ant. magular < lat. maculare ‘manchar, tocar’), por intercambio de lugar de los sonidos [g / y]. Metátesis recíproca propia de Venezuela según el DRAE (que localiza el aum. mallugón en Arg., Chile, Cuba, Méx. y Ur.) Para el DPD, mallugar es frecuente en la lengua popular del área centroamericana, México y Venezuela, especialmente referida a la fruta: «Si no compra, no mallugue»; pero considera que en la lengua culta es mayoritaria la forma magullar.

MANGRIA [mángria] nom.  negrilla, mangla

Caerle a uno la mangria,  encontrarse melancólico y triste de forma manifiesta.

Alegra esa cara, hombre; que parece que te ha caído la mangria.

FAM. mangrioso (lánguido, mantúo, mohino, mustio).

  • Aunque propiamente es una enfermedad de las plantas que se manifiestan con unas manchas que le hacen perder su lozanía y se marchitan, se aplica por extensión a la persona alicaída y mustia como la planta atacada por cierto parásito. Del port. mangra ‘ferrugem dos trigos, orvalho que prejudica os frutos’ con epéntesis de la í en la terminación; tiene su origen, como el cast. mancha y a través del ant. mancla, en el lat. vulg. mancula por macula ‘id’. En la comarca de Mérida y Tierra de Barros también como ´enfermedad de las plantas que las pone mustias’.

MATAJOGAZO [matahogázo] nom.  julepe, palizón (darse un)

Trabajo extenuante, esfuerzo agotador por lo intenso y prolongado.

Se dio un matahogazo escardando y llegó molío (hecho polvo).

SIN.tullía, tunda, tute

  • De matar y la forma local jogazo ‘jaguarzo, especie de jara’, por la dureza de rozar este matorral con el calabozo. Se quedan cortos por tanto los sinónimo propuestos (Después de darse un matahogazo limpiando el doblao, se puso a blanquear la harás). Propio de Extr. (VIUDAS lo localiza en Arroyo de San Serván como ‘acción de fatigarse mucho en un trabajo’), su eco llega hasta la sierra de Huelva  (En Aroche, matajogazo ‘esfuerzo grande’).

MATAÚRA [mataúra] nom.  herida, cicatriz

Cualquier llaga o herida y señal que deja en la piel. llaga

Tener más mataúras que un burro viejo, (por las llagas mal cicatrizadas del animal),         

  • Por extensión al hombre de matadura ‘herida que se hace la bestia por el roce un apero o aparejo’ (Mula con mataúra, ni cebá ni herraúra) y pérdida de la d (→cortaúra). De matar ‘llagar a un animal’.

MEÍNA [meína] nom.  angurria, orinadera

Secreción frecuente de orina.

FAM. meá, meao, meaero.

  • Urgencia urinaria, deseo miccional constante. (O sea, ‘ganas de mear con mucha frecuencia’). La terminología médica relaciona con la incontinencia, otras alteraciones de la micción como la poliuria ‘orina abundante’ y la polaquiuria ‘orina frecuente’ que se manifiesta en la necesidad constante de orinar.

MITRA [mítra] nom.  bofetada, guantazo

Golpe en el carrillo con la mano abierta.

Como sigas faltando, te voy a endiñar una mitra.

SIN. bolacha, chuleta, guantá

  • Muy corriente en And., donde lo encontramos también como cabeza abultada: “¡Vaya una mitra que tiene el gachó!”. (Sin contar el ‘capirucho del obispo’, que es lo que realmente es una mitra).

MOQUERA [mokéra] nom.  moqueo, rinorrea

Secreción nasal continua (catarro nasal).

Sacó el pañuelo y se sonó la moquera.

  • También se toma por moquillo ‘enfermedad catarral de algunos animales’. En casi toda Hispanoamérica también como ‘resfriado’: Me acabé varias cajas de kleenex con la moquera que me dio. Aparece en la última edición del DRAE como americanismo propio de Arg., Cuba, Nic. y Ur.

MOQUETÓN [moketón] nom.  manotazo, soplamocos

Puñetazo o bofetada en la cara, especialmente en la nariz.

Este le limpió las narices de un moquetón.

  • De moco, como el anterior, por moquete ‘puñada que se da en el rostro, especialmente en las narices’ (→pellizcón).

MORDIGÁ [mordigá] nom.  mordisco, mueso

Mordedura y herida que se hace con los dientes

Y el otro le quedó los dientes señalaos de una mordigá.

FAM. mordigón, mordigoso

  • De mordicar ‘morder’ (mordicada > mordigada > mordigá). A las frutas y otros comestibles no se les da mordigás ni mordiscos, sino bocaos.

No semos naide

*

Un regato es la linde que separa

la tierra los vivos del campo los muertos.

*

Y al atravesar el cauce sediento,

la corriente arrambló con los sueños.

*

Se escabulló con la infancia,

se tragó los mi juegos.

*

Un zagal dende la otra orilla

grita perdío en el tiempo.

*

Aluego deambula solitario

apedreando las ventanas y los perros.

*

Com’un alma en pena

de la que naide se percata.

*

Porque los vivos están tos muertos

y los muertos campan a sus anchas.

*

Malvivo en un pueblo fantasma

enlleno de bisalmas y de espectros.

*

El entusiasmo de la mocedad,

las ilusiones, las promesas y los besos.

*

Son restos de papeles que revolotean

en la Corredera desque pasó el festejo.

*

El río del orvió farató

d’un plumazo los mis recuerdos.

*

Y ora no sé si pertenezo

al bando de los vivos o al de los muertos.

*

¿Qué más da?

Pal caso es lo mesmo.

*

No semos naide. Si acaso

un espejismo en el desierto.

*

La cirigoncia de un loco,

el defarío d’un cuerdo.

*

La llama mortecina d’un fuego fatuo

consumiéndose en el cementerio.

Duelos y quebrantos (N-Q)

NEGRAL [negrá] nom.  equimosis, moradura

Me entallé con una piedra y me ha salío un negral.

  • También en DRAE con sus sinónimos, cardenal y moratón. Quede constancia de otras palabras relacionadas con el tema que gozan de la autorización académica junto con el término de mayor vigencia y aceptación en la lengua estándar: abohetao ‘abotagado’, almorrana ‘hemorroides’, ampolla ‘pústula’, ansia ‘nausea, arcada’, cabras ‘cabrillas, manchas de las piernas’, caer de bruces ‘de cara, boca a bajo’, coscorrón ‘golpe en la cabeza’, harrear ‘zumbar, atizar’ pinchonazo ‘pinchazo, punzadura’, postilla ‘costra’, raspón ‘rasponazo, erosión’, retorcijón ‘retortijón’, roncha ‘exantema’, sofoquina ‘sofoco intenso’, trastazo ‘porrazo’, voleo ‘bofetón’,  zapatiesta ‘estropicio, zaragata’ etc.

PADRASTO [padráhto] nom.  padrastro, respigón

Pellejillo que se levanta en el borde de las uñas.

Tengo un padrasto en el deo gordo.

  • Por evitar la repetición del fonema r en sílabas inmediatas (disimilación eliminatoria), que se da también en el femenino madrasta ‘madrastra’.

PÁMPANA [pámpana] nom.  paliza, somanta

Como llegues tarde, te voy a dar una pámpana

SIN.pelfa, →túrdiga

  • Una pámpana es la ‘hoja de la vid’ y zurrar la pámpana es ‘zurrar la badana, maltratar’. Tal vez porque recuerda el sonido de los golpes pam-pan.

PARGAÑERA [pagañéra] nom.  escoriación

Cisura producida por las argañas entre los dedos del segador.

VAR. espargañera

  • De pargaña o espargaña variante local de argaña ‘arista o filamentos de la espiga’. (La pargañera se le llamaba –según escribe MUÑOZ GIL– a la herida producida por alguna «pargaña», voz utilizada por los campesinos y hace referencia a las bellosidades (sic) con que se viste la espiga. Las pargañas, a veces, atravesaban la mano entre los dedos, a pesar de la protección del dedil, y perduraba, en ocasiones, durante toda la siega). Se suele curar, según la misma información, con ciertas plantas conocidas como nieblina, árnica o también  con el tizón de algunos cereales; y a falta de ellas, como remedio inmediato, con la propia orina.

PEDRÁ [pedrá] nom.  pedrada

Tenía un ojo viri, recuerdo de una pedrá.

SIN.piñascazo, →tapazo

  • Valga este botón de muestra con el sufijo –ada (con caída de la –d-) de golpes: cuchillá, guantá, hocicá, mascá, patá, etc.

PELFA [pélfa] nom.  zurra, paliza

Paliza, somanta de azotes y golpes.

¡Vaya pelfa! No le quedó ni un hueso sano.

VAR. perfa.

  • Metátesis de felpa ‘tejido con pelo por un lado’ y coloq. ‘zurra de golpes’, usado especialmente en Amer. como felpeada ‘rapapolvo’ y felpear ‘golpear’. En Extr. alterna su uso con perfa, por cambio de líquidas, que suena también en la parte de Huelva.

PELIÑO [pelíño] nom.  repelón

Tirón que se da del pelo con dos dedos.

  • Se da como castigo en cierto juego de naipes semejante a los →bombones.

PELLIZCÓN [peyihkón] nom.  pellizco

Tiene el brazo lleno de negrales por los pellizcones que le das.

FAM.  pellizcar

  • Proliferan los aum. con valor repentino y violento (mallugón, recalcón, zarpullón…) por lo general en detrimento de los normales (moquete, pellizco), que caen en desus. desplazados por la contundencia de →moquetón, pellizcón. (De pellizcar < lat. vellicare con influjo de pelle ‘piel’).

PEPLA [pépla] nom.  plepa, engarnio, cataplasma

Persona achacosa, vieja e inútil.

La pepla de mi suegra siempre se está quejando.

  • De plepa ‘persona, animal o cosa que tiene muchos defectos en lo físico y en lo moral’ y ‘cosa fastidiosa o molesta, achaque’ según el drae, que desconoce su origen. COROMINAS se aferra a un inseguro plipayu ‘base del pegoyu o pie del horreo’ en Ast., a través de aplipayarse ‘rodearse de cuidados por culpa de los achaques’. Más atractiva y convincente es la posibilidad de que venga del fr. plait pas ‘no me gusta’, que solían pronuciar [ple-pa] los tratantes franceses de ganado ante un ejemplar que no fuera de su agrado (ya en catalán, plepa, que traducen como ‘cataplasma’, se aplicó a la ‘persona molesta y fastidiosa’, de donde pasaría al resto del territorio español). Según otra versión, durante la guerra de la Independencia se instaló en Sevilla un intendente francés que se encargaba de comprar caballos para el ejército napoleónico y que tenía un alto nivel de exi­gencia. Cuando los que criaban caballos acudían a él para venderlos, éste rechazaba los jamelgos menos valiosos diciendo «plait pas» o sea, ‘no me gusta’. Así que regresaban con su plepa, tal como se pronuncia en nuestra lengua (luego pepla, por metátesis de l), palabra que salió del ámbito equino para designar a la persona inútil y engorrosa.

PIÑASCAZO [piñahkázo] nom.  pedrada, cantazo

Golpe dado con una piedra pequeña.

Padre misionero, no se vaya usted,

que los piñascazos le van a herver.

VAR. peñascazo.

  • De peñasco ‘peña grande y elevada’ según el Drae (aquí peñasco o piñasco es una ‘piedrina’ de nada), aunque reconoce peñascazo como de And. (Le tiró un peñascazo al perro).

PIQUIÑA [pikíña] nom.  picazón, prurito

Sensación de picor en alguna parte del cuerpo.

  • Deriv. de picar (DRAE, coloq. en Ven.)

PITERA [pitéra] nom.  brecha, descalabradura

Herida en la cabeza por golpe o pedrada.

Le pegó una pedrá y le hizo una pitera.

FAM. piterina, piterón.

  • En otros lugares se llama pitera al ‘agujero hecho en el tronco de un árbol’ por el pájaro carpintero o pito de donde parece derivar pitera. General en Extremadura por ejemplo en Mérida, Piornal y Guijo de Granadilla (Por bobeal con lah piedrah, le jicierun una pitera) y pueblos limítrofes de Salamanca y Andalucía. (Fue a su casa con una pitera y hubo que darle dos punto). Para el diccionario una pitera es una ‘pita, una planta’, pero recoge la variante piquera ‘herida en las carnes’ y ‘agujero pequeño de la colmena y de los toneles’.

PU [pú] nom.  pus, podre, serosidad

Líquido amarillento que segrega una ampolla.

Se ha reventao la ampolla y le está saliendo mucha pu.

SIN: materia

  • Es femenino (la pu o la puh) como en otros sitios, pese a que el Drae lo considere de género masculino (el pus). Se trata de un término médico tomado directamente del lat. pus (puris) de género neutro, por lo que se explica las dudas al atribuirle un género al recién llegado en la lengua coloquial. También en Can. tanto en el lenguaje medio como popular sufre este transformismo genérico. Según el DPD es masculino en el uso culto de la mayor parte del ámbito hispánico, el femenino no es propio del habla culta, salvo en México y algunos países del área centroamericana, donde alternan ambos géneros, y en Chile, donde se usa solo en femenino.

PUÑO [púño] nom.  puñetazo

Golpe con la mano cerrada.

Como te pegue un puño, vas a ir por dientes al pilar de arriba.

SIN. zumbío, boleo, cate.

  • En DRAE ant. y usado en Amér. con este valor. Covarrubias ya se refiere al golpe con el puño o ‘mano cerrada’ con puñete y puñada, formas preferidas por CERVANTES, que suele utilizar puño con valor de puñado: “Un puño de bellotas”. De cualquier forma, se trata de un arcaísmo que conserva en la zona la vigencia que pudo tener en el medievo.

QUEJIEDA [kehiéda] nom.  trastada, desaguisado

Travesura o mala faena que provoca algún prejuicio.

Ten cuidao y no vayas a hacer una quehieda.

SIN. estrampía, facatúa, trastá, zapatiesta.

  • Por composición del pronombre que y la forma verbal hieda, con aspiración de la h (lat. foetere). Ya que una faena o mala pasada que valga la pena, debe ser algo que moleste mucho, que desagrade; o sea, que hieda. (Y que joda).

QUIRIOS [kírio] nom.  suplicio, sufrimiento

Dolor físico o moral de gran intensidad.

pasar los quirios: sufrir mucho (pasar las de Caín o ‘pasarlas morá’).

Esta muela me está haciendo pasar los quirios.

  • Del  vocativo gr. kyrie ´oh Señor´, por el responso en que se invoca: kyrie eleison ‘señor, ten misericordia’, que también se repetía en momentos de gran aflicción (empleado siempre en plural). En And. echar los quirios ‘arrojar hasta la primera papilla’ (Un borracho estaba echando los quirios), y también ‘pasarlas canutas’.

Duelos y quebrantos (R-Z)

RECALCÓN [rrekalkón] nom.  distensión, recalcadura

Lesión del pie o sus articulaciones por un mal paso o traspié.

Sufrió un recalcón al saltar el barranco.

  • De recalcar ‘lastimarse el pie por habérselo torcido’, primeramente ‘pisar fuerte’ de calcar ‘hollar, pisar dejando la huella’ (lat. calcare ‘pisar’).

REFALÓN [rrefalón] nom.  resbalón, desliz

FAM. refalar, refaloso

  • Asimilación sb > f. Rasgo  propio de las hablas meridionales con aspiración (sorda) la -s, que en contacto con una sonora como la b la ensordece dando f.

REFRIARSE [rrefriáse] vbo.  resfriar, constipar

Abrígate bien, no te vayas a refriar.

FAM. resfriao

SIN. costiparse

  • En este caso, la aspiración de la -s se funde con la f  también sorda (sf  > f). Además de por asimilación y por fusión, las consonantes en contactos suelen simplificarse por pérdida de una de ella: costiparse.

REQUEMACIÓN [rrekemazión] nom.  requemazón, resquemor

Impresión dolorosa que resiente y enciende el ánimo.

A la pobre madre na más que le da requemaciones y disgustos.

  • Con epéntesis de la i, por analogía con otras acabadas en –ción.

RESPELUCO [rrehpelúko] nom.  repelús, respeluzno

Estremecimiento, escalofrío leve y pasajero.

¡Qué respeluco me dio al verlo hecho un eceomo!

  • De repeluco (en And.) además de repelús, repeluzno y espeluzno. Todos ellos procedente de pelo, como espeluznar, por el erizamiento que produce.

SALPULLÍO [salpuyío] nom.  sarpullido

Erupción cutánea en forma de ronchas.

SIN. habón, ronchón, zarpullón

  • Salpullido es variante admitida de sarpullido, según el DPD, de uso frecuente en Amér. (ZAMORA VICENTE recoge la var.  zarpullío en la zona de Mérida). Con la acostumbrada caída de la d como en entumío ‘entumecido’, metío ‘metido, golpe’, quebraúra ‘hernia’, zancaílla ‘zancadilla’ y zumbío ‘zumbido, golpe’.

SETA [séta] nom.  cachete, sequete

Guantada seca y sonora en la cabeza.

El que se pela se estrena (con una seta en el cogote).

  • En el vocabulario infantil, seta es ‘el golpe que da una canica lanzada contra otra desplazándola limpiamente’. Relacionado con seca ‘fuerte, rápida y sin eco’ (dicho del golpe).

TAPAZO [tapázo] nom.  tapinazo, cantazo

Golpe dado con cualquier cascajo o cascote.

  • Del localismo tapo, por la onomatopeya tap del golpe como tapia y tupido (antes tapido), semejante al astur-leonés tapín ‘terrón arrancado con hierba’ (cast. tepe). De ‘pedazo de gleba’ pasó a ‘cualquier cascote desprendido’ generalmente empleado en pedreas de chiquillos.

TEMBLIQUE [temblíke] nom.  tembleque, tembladera

Temblor del cuerpo.

  • Por disimilación de la vocal repetida.

TIRITÍO [tiritío] nom.  tiritón, tiritera

Estremecimiento o temblor a causa del frío.

Estás arrecío, vaya tiritíos que estás dando.

  • De tiritar, origen onomatopéyico.

TOPAR [topá] vbo.  golpear, acometer

Desafiar al contrario con el primer tiento para entablar la pelea.

¿Tú me cascas a mí­­? ¡venga, topa!

  • Del vocabulario infantil como cascar, se emplea como provocación (mojar la oreja) para iniciar la pelea y medirse las fuerzas.

TORPÓN [torpón] adj.  poco ágil, decrépito

Que tiene sus facultades muy disminuidas por los achaques.

Está ya mu torpón, to lo que coge se le cae.

  • Aum. de torpe ‘que se mueve con dificultad’

TROMPEZAR [trompezá] vbo.  tropezar

Trompezar y no caer, adelantar terreno es.

FAM. tompezón

  • Retirada oficialmente de la circulación por ant. y vulg., permanece en la mayoría de los lexicones territoriales del cast. con esa n (o m) “ocupa”, que se resiste con uñas y dientes a ser desalojada por los agentes de la autoridad académica del humilde cubil donde reside ya desde el ant. entrepeçar (lat. vulg. interpediare variante de interpedire propiamente ‘trabar los pies’ deriv. de impedire ‘impedir el paso, sujetar los pies’, a su vez de pede ‘pie’) de donde el desus. entropezar. Con salto de la dichosa nasal a la sílaba siguiente, ante el derrumbe de la inicial, con ayuda (por influjo) de vecinos y amigotes de correrías como trompicar o trompa. Y es que no es lo mismo un simple tropiezo que un aparatoso trompezón con todas sus consecuencias, como el trompazo que te pegas.

TULLÍA [tuyía] nom.  tute, tunda

Esfuerzo que produce agotamiento.

Se dio una buena tullía arrancado garbanzos.

VAR. tullina

  • Por tullida o tullido, antes tollido, del ant. toller ‘quitar las fuerzas, paralizar’ procedente del lat. tollere ‘quitar, suprimir’, como su sin. tollina ‘zurra, paliza’. El actual tullir ‘hacer perder el movimiento’ surgió a partir del referido tullido.

TUMBAZO [tumbázo] nom.  costalada, batacazo

Pegó un tumbazo y se quedó espatarrao en la calle.

  • De tumbo ‘caída violenta’ o por asimilarse a otras que llevan el sufijo –azo del golpazo que te pegas como chocazoguarrazo, morrazo y →zambarcazo.

TÚRDIGA [túrdiga] nom.  paliza, azotaina

Se llevó una buena túrdiga, por meterse con los zagales más grandes.

  • Es decir zurra que se da con un túrdiga (‘tira de pellejo’ en Drae, de origen incierto), si bien Moliner (DUE) añade ‘por ejemplo, la que se emplea para azotar’. Corriente en Extr. con esta acepción. Seguramente relacionado con el sal. estórdiga ‘tira de piel que se saca de la pata de una res para hacer albarcas’, pariente del portugués estordegar ‘torcer con fuerza, pellizcar’, que parece ser derivado del lat. tortus ‘torcido’ porque esas tiras se empleaban para torcer y trenzar (y como zurriago para azotar). También ‘borrachera’, como turda.

VERDUSCAZO [berduhkázo] nom.  verdascazo, verdugazo

Golpe dado con una vara delgada, verde y flexible.

Le quedó to el cuerpo señalao de verduscazos.

SIN. vastigazo, zurriagazo.

  • Se deben sacudir con una verdusca, ‘vara que se cimbrea y que puede hacer de látigo’, ordinariamente verde, de donde deriva la palabra, como verdugo cuya primera acepción es la de ‘renuevo o vástago del árbol’ y sus derivadas verdugazo ‘golpe dado’ y verdugón ‘roncha que levanta’. Sin embargo la variante leonesa bardusca ‘rama pequeña de barda, de que se valen para arrear las caballerías’ (Lamano) con su correspondiente barduscazo recoge los genes de bardasca ‘caña de avellano, flexible y de poco grueso para arrear a las caballerías’ (en RATO, que añade ‘antiguamente era elemento de orden en las escuelas’) por cruce con de barda ‘seto vivo de arbustos, mata arbustiva’, muy corriente en el dominio asturleonés. En Drae verdasca -azo y vardasca -azo ‘vara delgada y verde y golpe dado con ella’ inclinándose según su ortografía del lado de verde (lat. viridis) como lugar de procedencia.

ZAMBARCAZO [zambarkázo] nom.  batacazo, costalazo

Caída muy aparatosa y porrazo consecuente.

Trompezó en el lumbral y pegó un zambarcazo.

SIN. barrigazo, contalazo, guarrazo, tumbazo.

  • Se supone que por el leñazo de las caballerías de tiro al caerse de pecho sobre el zambarco ‘la correa ancha, que ponen a las mulas de coche, para que no las hagan mal en los pechos los tirantes’ ya en Autoridades, con chocante laísmo. También en VIUDAS como ‘tumbo, caída’ sin localizar.

Evocación del paisaje

Por las tierras de España con las mejores obras de su Literatura.

Así se habla

Diccionario Corito

Extremadura de la A a la Z

En cada villa sus maravilla y en cada lugar su forma de hablar.

Palabras con raíces

Vocabulario Tradicional de Feria (Extremadura)

Soñando caminos

Yo voy cantando, viajero a lo largo del sendero...

LA CORREDERA

Ecos de Feria: Fiestas, eventos y vida cotidiana.

Ser en la vida romero

Romero solo que cruza siempre por caminos nuevos...

Yo estuve aquí

LO QUE HAY QUE VER

Senderos de Feria

Rutas por los paisajes de Feria (Extremadura)

La vida sale al encuentro

Si realmente amas la naturaleza, encontarás la belleza en todas partes (Vincent van Gogh).

Las palabras de la tribu

Tesoro de voces extremeñas empleadas en Feria